Banco Sabadell gana 81,9 millones, el 64,7% menos, por las elevadas dotaciones

La entidad destina más de 2.540 millones a hacer frente a las insolvencias Oliu afirma que seguirá comprando, pero ve poco probable quedarse con CatalunyaBanc El presidente del banco rechaza la independencia de Cataluña y apela al pacto fiscal "Es un disparate", asegura en referencia al impuesto catalán sobre los depósitos bancarios

El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola. EFE/Archivo
El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola. EFE/ArchivoEFE

Banco Sabadell cerró el ejercicio 2012 con un beneficio neto atribuido de 81,9 millones de euros, un 64,7% menos que en 2011, tras destinar a dotaciones para insolvencias más de 2.540 millones de euros, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). A pesar de que el ejercicio pasado estuvo marcado por la inestabilidad y la debilidad económica, el presidente de la entidad, Josep Oliu, ha asegurado esta mañana durante la presentación de resultados que el año ha sido "extraordinario" al haber integrado Banco CAM, haberse hecho con la antigua red de oficinas de Caixa Penedès, haber superado las pruebas de resistencia y haber aumentado los márgenes y las coberturas sobre créditos morosos.

El margen de intereses, que mide la actividad puramente bancaria, ascendió el 21,5%, mientras que el margen bruto lo hizo el 18%. La tasa de morosidad se situó en el 9,33%, sobre todo por la adquisición de Banco CAM. Aun así, el consejero delegado del banco, Jaume Guardiola, ha destacado la cobertura de la que dispone el banco, de 17.159 millones de euros. De esta cantidad, el 75% de las provisiones están constituidas por Banco Sabadell y el resto proviene de la proporcionada por el Fondo de Garantía de Depósitos. El director general y financiero de la entidad, Tomás Varela, ha detallado que el resultado del último trimestre de 2012 resultó en unas pérdidas de 8,7 millones de euros. "Todos los resultados de la segunda parte del año los hemos dedicado a constituir provisiones", ha afirmado Varela.

La adquisición de banco CAM supuso un incremento de las oficinas y los empleados del Sabadell que, no obstante, se ha corregido en enero de este año. Si antes de la absorción de la antigua caja valenciana el Sabadell tenía 1.383 oficinas y 10.550 empleados, ahora cuenta con 1.898 sucursales y 14.961 trabajadores. También los clientes se han incrementado, hasta alcanzar los 5,5 millones. De hecho, Oliu ha destacado que durante la crisis el Sabadell ha duplicado su tamaño, de forma que ha pasado a ser el cuarto grupo privado español con unos activos de 175.000 millones de euros, frente a los 83.000 millones que tenía en 2009.

El banco, no obstante, no se conforma con esas dimensiones y quiere seguir creciendo. La primera oportunidad que tiene a la vista es la subasta de Catalunya Banc, aunque ha admitido que es poco probable que ello ocurra. "Tenemos la capacidad necesaria para realizar alguna otra operación corporativa adicional en el marco de la reestructuración bancaria", ha apuntado Oliu. El presidente de la entidad ha recordado que la primera oportunidad en el calendario es la adquisición del banco de la antigua CatalunyaCaixa, aunque ha asegurado que estudiará esa operación "como todas las demás". "Si no nos llevamos CatalunyaCaixa, que es lo más probable, estaremos igual que estamos ahora. Por tanto, tendremos el mismo desafío comercial que tenemos ahora", ha sostenido. Oliu ha recordado que el Gobierno central ya ha dejado claro que en esta ocasión la subasta no contará con un Esquema de Protección de Activos (EPA), por lo que espera que haya ventajas fiscales que facilite la presentación de ofertas.

En todo caso, si ese proceso no sale adelante para el Sabadell, el banco explorará otras posibilidades, tanto fuera como dentro de España. En el Estado, ha recordado Oliu, hay comunidades donde les gustaría contar "con una cuota de mercado más alta", mientras que en el extranjero querría tomar posiciones en algún mercado emergente a largo plazo.

Oliu no ha querido pronunciarse sobre la declaración soberanista que ayer aprobó el Parlamento catalán, puesto que ha recordado que en su entidad hay clientes con todo tipo de sensibilidades que deben respetar. Sin embargo, el presidente del banco ha cerrado filas con el jefe de la patronal catalana, Joaquim Gay de Montellà, quien la semana pasada rechazó la independencia de Cataluña y reclamó al presidente de la Generalitat, Artur Mas, ceñirse a la negociación del concierto económico. Oliu ha leído las declaraciones de Gay de Montellà en las que defendía el pacto fiscal como alternativa a la independencia y ha añadido que "como empresa líder formamos parte de este pensamiento". "El mejor marco para hacer negocios y salir de la crisis es la estabilidad y el diálogo y que nuestros políticos sepan mantener la convivencia dentro del marco legal que tenemos", ha añadido.

Oliu sí se ha referido a la convalidación que realizó ayer en el Parlament del decreto que crea un impuesto sobre los depósitos bancarios, que ha calificado de "recaudatorio". "No tiene sentido. Estamos en un mercado único europeo. O es para todos los países del área euro o cualquier otra cosa me parece un disparate porque vulnera la unidad de mercado", ha criticado.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción