Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Gore, Inc.

El exvicepresidente de EE UU triunfa en los negocios tras su derrota política

Al Gore ha vedido la cadena de televisión por cable Current TV
Al Gore ha vedido la cadena de televisión por cable Current TV AP

Al Gore sigue haciendo crecer su fortuna a golpe de chequera, ahora gracias a la venta de la cadena de televisión por cable Current TV al grupo de medios árabe Al Jazeera. Lejos quedan aquellos 1,7 millones de dólares que declaró como patrimonio cuando se presentó a las elecciones presidenciales de 2000 frente al republicano George W. Bush. Ahora, el también Nobel de la Paz por su campaña contra el calentamiento del planeta se embolsa unos 70 millones tras desprenderse de este activo.

Current TV es una entre la treintena de inversiones en las que se embarcó el que fuera vicepresidente en la Administración de Bill Clinton tras su controvertida derrota por un ajustado margen de votos en Florida, que forzó un recuento interminable. A través de Generation Investment Management (GIM), su brazo inversor, el político reconvertido en empresario controla posiciones en compañías de consumo como Procter & Gamble, el portal de subastas eBay y el gigante del comercio electrónico Amazon.

GIM, con sede en Londres, fue fundada en 2004, aunque empezó a mover el dinero de sus clientes un año después. Su socio original es David Blood, antiguo ejecutivo en Goldman Sachs. La firma controla capital tanto en compañías cotizadas como privadas. Al Gore también está detrás de Nest Labs y de SolarCity, esta última fundada por Elon Musk, cofundador de PayPal, de Tesla y SpaceX, que acaba de empezar a cotizar en Wall Street.

De acuerdo con la última información remitida al regulador bursátil, el fondo de inversión gestiona unos 3.600 millones de dólares. Su rentabilidad es enorme. Solo hay que fijarse en la evolución bursátil de la sociedad que dirige Jeff Bezos durante los últimos 10 años. Los títulos de Amazon se pagaban a algo menos de 30 dólares a comienzos de 2003. Ahora, la misma acción vale 10 veces más: unos 270 dólares. La evolución de eBay en el periodo fue casi idéntica, tras revalorizarse un 1.100%.

La venta de Current TV a Al Jazeera Le proporciona unos beneficios de 70 millones de dólares

Al Gore, de 64 años, tiene además un asiento reservado en el directorio de Apple, la mayor compañía cotizada y otra de las grandes historias de éxito corporativo de la década. Además, asesora a Google y es socio en Kleiner Perkins Caufield & Byers. Es lo que dice la versión oficial de su biografía. Una transformación radical de la carrera del político demócrata en tan solo una década, financiada con el dinero verde y que huele a revancha.

Pero su figura está rodeada siempre de controversia.

Al Jazeera, vista en EE UU como una cadena antiisraelí, va a pagar unos 500 millones de dólares por Current TV. Gore controlaba el 20% del capital. La cadena, pensada para un público interesado por las nuevas tecnologías y preocupado por el medioambiente y las desigualdades, fue fundada en 2005 junto a Joel Hyatt tras ser adquirida a Vivendi. Originalmente se llamaba News World International. Sus ingresos para este año se estiman en unos 114 millones de dólares.

Los términos de la operación no se han hecho públicos, pero el precio final que paga la televisión pública catarí multiplica por siete lo que Al Gore y sus socios desembolsaron por la canadiense NWI en 2004. Lo que no se sabe es si el pago incluye la deuda acumulada por la compañía. La operación chirría además por el hecho de que Qatar es uno de los principales productores de petróleo, lo que contrasta radicalmente con el mensaje de la campaña de Gore contra la emisión de gases de efecto invernadero.

De hecho, su discurso moral sobre el calentamiento global también le aporta importantes beneficios. Por un lado, porque GIM invierte en compañías que desarrollan tecnologías y soluciones para combatir la amenaza del cambio climático, como SolarCity. Por otro, gracias a sus charlas y libros, convertidos en éxitos de ventas, y su filme Una verdad incómoda.

Pero como dicen los expertos, el exvicepresidente debe pensar en la rentabilidad que ofrecen quienes le confían su dinero. GIM fue uno de los inversores en el extinguido Chicago Climate Exchange, un mercado para negociar los derechos para la emisión de carbono. En el caso de Current TV, el éxito de Al Gore tampoco está tan claro, porque el demócrata fue incapaz de convertirla en una cadena relevante en la parrilla.

Al Jazeera, sin embargo, logra con esta operación multiplicar casi por 10 su presencia en EE UU, al llegar a 40 millones de hogares. La misión, dicen ambas partes, es la misma: dar voz a quien no se escucha y contar historias que nadie cuenta. Pero el grupo árabe no lo va a tener fácil en su ambición de expansión. Time Warner Cable, el segundo mayor operador del país, no tardó en anunciar que retira la cadena de su servicio como consecuencia del acuerdo, lo que le privó de 12,5 millones de hogares más.