Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volotea se aleja de España para sortear la crisis

La nueva aerolínea española apuesta por Francia para crecer en 2013

Un avión de Volotea en pleno vuelo
Un avión de Volotea en pleno vuelo

La crisis, que azota con especial virulencia a España, espanta a las empresas. La estrategia mayoritaria de las compañías se centra en prescindir al máximo del mercado nacional para esquivar con cierta solvencia los efectos de la recesión. La aviación no es un caso aparte. El corto trayecto de una aerolínea de bajo coste española nacida en medio del caos económico, Volotea, es una buena muestra. Explorar un nuevo nicho de mercado —sí, todavía existen novedosas y eficientes opciones de negocio— y centrar la estrategia en tres países desde el inicio —España, Francia e Italia— ha sido el acierto de una compañía que solo opera en pequeñas y medianas ciudades, huyendo de las grandes capitales.

La evolución de la empresa ha sido positiva desde su nacimiento, el pasado 5 de abril. Durante los primeros seis meses, han transportado a más de 500.000 pasajeros y esperan cerrar el año cerca de los 700.000. Para llegar a los 1,3 millones que calculan para 2013, España pasa a un segundo plano: del 25% de las operaciones, al 10%. La empresa opina que prescindir temporalmente de algunos aeropuertos españoles es la mejor solución para continuar por la buena senda durante el próximo ejercicio.

España pasa a un segundo plano durante 2013: del 25% de las operaciones, al 10%

Hasta 26 ciudades llegaron a tener conexiones el verano pasado, pero las previsiones para el año 2013 se reducen a 7. ¿La razón? Carlos Muñoz, consejero delegado de la aerolínea y cofundador junto a Lázaro Ros, explica que la decisión se ha tomado teniendo en cuenta la difícil coyuntura macroeconómica. Medidas polémicas como la subida de las tasas aeroportuarias no han tenido, según el empresario, influencia. “Creo que Aena tiene razón cuando dice que ahora son competitivas. El problema es el coste del handling y las tasas de navegación”, afirma Muñoz, que inició una nueva aventura en la aviación después de fundar, también junto a Ros, la compañía de bajo coste Vueling en 2004.

A falta de operaciones en España, Volotea se ha volcado en Francia. En un principio, nació como un mercado más, pero se ha convertido en su gran apuesta, con la mitad de los vuelos durante 2013, debido a la baja frecuencia de las compañías baratas en el país. “Francia está más fuerte y siempre ha habido menos aerolíneas de bajo coste que en España o Italia; los mismos 80 euros que aquí pueden parecer caros, los franceses lo consideran muy barato”, explica Muñoz.

Los resultados obtenidos en Francia y la aceptable recepción en Italia han provocado que el futuro de la compañía se centre en ambos países y se enfoque hacia el centro de Europa. Con los datos de 2012 en la mano, en Volotea optaron por añadir dos bases operativas en Burdeos y Palermo a partir del 28 de marzo, que se suman a las ya existentes en Venecia y Nantes. Una base en España, aparte de Ibiza durante el verano, se aplaza hasta 2014 como mínimo. La expansión hacia Europa continental el próximo año se dirigirá a Alemania, República Checa, Croacia y Grecia. De las 83 rutas totales operadas este año, esperan aumentar hasta 91 durante el que viene.

De los 230 trabajadores que contrataron en verano, esperan aumentar hasta 350 durante el próximo año

El crecimiento llevará consigo un ligero aumento de la flota, al pasar de 9 a 13 Boeing 717. La capacidad del avión, de 125 plazas, es menor en comparación con otras compañías debido al menor flujo de viajeros en las ciudades donde se han asentado. “El avión tiene más inri de lo que parece, porque no hay un tamaño ideal, pero el que tenemos ahora es óptimo para nuestras necesidades”, señala Muñoz. La progresión de la compañía se transforma en más empleo. De los 230 trabajadores que contrataron para el verano (60 de ellos en la base de la compañía en Barcelona), esperan aumentar hasta 350 en 2013.

Muñoz se muestra orgulloso de cubrir un mercado que todavía no había sido explorado. “El 80% de nuestra oferta desde abril a septiembre no tiene competencia. Las compañías con las que más coincidimos son Alitalia y Air France regional”, asegura Muñoz. La publicidad en las ciudades que forman parte de su catálogo no ha sido la única forma de darse a conocer: “Según la última encuesta que tenemos, el 40% de nuestros clientes llegan del boca a boca”. Mientras su popularidad aumenta, esperan a que se calmen las aguas para volver con fuerza a casa.