Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan PIVE apenas frena el descenso de las matriculaciones de los coches

Las ventas siguen a la baja después de caer un 20,3% en noviembre

Los profesionales del sector esperaban que la caída fuera 15 puntos mayor

Cadena de montaje de la fábrica de Citröen en Vigo.
Cadena de montaje de la fábrica de Citröen en Vigo. LALO R. VILLAR

El plan PIVE está amortiguando la fuerte caída de ventas en el sector del automóvil, aunque su incidencia es muy leve. Las matriculaciones descendieron en noviembre un 20,3% con respecto al mismo mes del año pasado, según el comunicado emitido este lunes por las asociaciones del sector. Se registraron 48.155 compraventas. La caída en octubre respecto al mismo mes de 2011 se había situado tan solo unas décimas por encima, en el 21,7%.

Cualquier buena noticia es recibida con alegría en una industria a la que la crisis está infligiendo dolorosas heridas. Los profesionales del sector esperaban una caída 15 puntos mayor este mes y ven con alegría cómo las ventas aumentaron un 7% el mes pasado respecto a octubre.

El plan PIVE fue solicitado por 40.000 compradores desde su puesta en marcha

En lo que va de año, el número de matriculaciones ha descendido hasta las 648.392, un 12,3% menos que las más de 740.000 del mismo periodo de 2011. Tras el anuncio del incentivo para animar al cambio de automóvil, incluso después de la dañina subida del IVA, la caída se ha relajado: entre enero y octubre se había situado en el 15%. El plan está acolchando una bajada que se prevé muy dura, pero no tan desastrosa como se intuía a principios y mediados de año. Aun así, esta mejoría no supone igualar los datos de 2011, cuando se contabilizaron 808.000 unidades vendidas.

Las reservas para conseguir las ayudas del plan del Gobierno han llegado en el mes de noviembre hasta las 40.000, más de la mitad de las previstas. Las asociaciones automovilísticas prevén que los fondos, que ascienden a 75 millones de euros, se extiendan hasta el mes de enero. Mediante el plan, los propietarios de un turismo de más de 12 años (10 años en el caso de los vehículos comerciales ligeros) recibirán 2.000 euros si lo cambian por uno nuevo de bajo consumo y con emisiones reducidas. El Gobierno aporta 1.000 euros, mientras que el fabricante financia otro tanto. El precio del vehículo adquirido no podrá superar los 25.000 euros (sin IVA), excepto si se trata de un eléctrico o un híbrido enchufable.

La crisis económica en Europa, donde se encuentran los principales mercados de la industria automovilística instalada en España, ha pasado factura. Este año se van a fabricar en las 17 plantas españolas menos de dos millones de vehículos por primera vez desde al menos el año 2000. En sus años de mayor bonanza, en 2003 y 2004, se sobrepasaron los tres millones. Para recuperar esos niveles, el mercado español necesita atraer inversiones, que se deciden en las sedes de los fabricantes, y por ello necesita incrementar la competitividad. Cuando en la sede de un grupo del automóvil tienen que decidir a qué planta europea adjudican más carga de trabajo se fijan en ese factor.

El sector tiene las esperanzas puestas en finales del año. “Confiamos en que el mes de diciembre registre un resultado mejor porque se añadirán al Plan PIVE las ofertas comerciales de diciembre”, asegura el director de comunicación de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles, Anfac, David Barrientos. El sector se agarra a la desesperada a una mejoría in extremis después del año más complicado desde el inicio de la crisis.

Por comunidades autónomas, ninguna región ha evolucionado al alza en las matriculaciones y destacan las fuertes caídas mensuales del 40,6% en Canarias, del 35% en Asturias, y del 23% en Castilla y León, siendo las de mejor comportamiento Baleares (-4,8%) y Navarra (-9,3%). Por marcas, Citröen se ha posicionado como líder en noviembre, con 3.951 unidades, por delante de Volkswagen, con 3.929, mientras que en el acumulado anual la marca alemana está en primera posición (58.584 unidades).

En cuanto segmentos, noviembre no ha dado ninguna oportunidad de subida de matriculaciones, con lo que los extremos se sitúan entre el 46,5% de los todoterrenos grandes y el 13% del medio-bajo o compacto. El ciclo de carburante sigue dominado por el diésel, con un 71,3% de cuota, un punto porcentual más que en octubre, frente al 27,2% de la gasolina y el 1,5 % de los híbridos y eléctricos.