Novagalicia recortará hasta 2.500 empleos, el 43% de su plantilla

La entidad canjerará preferentes por acciones, aunque no precisa la quita que aplicará Recibirá para su recapitalización 5.425 millones de euros Deberá vender la marca EVO, que tiene 120 oficinas, antes de 2015 Tendrá en su seno un supervisor que controlará que cumple con los planes de Bruselas

Representantes de trabajadores de NCG, que recortará 2.500 empleos
Representantes de trabajadores de NCG, que recortará 2.500 empleosEFE

En noviembre de 2010, tras año y medio de una enorme borrasca política y financiera, que casi deriva en una guerra localista en Galicia, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, logró salirse con la suya. Pese a las enormes reticencias que había mostrado siempre el Banco de España, Feijóo logró forzar la fusión de Caixa Galicia y Caixanova para que la comunidad autónoma pudiera seguir contando con “un sistema financiero propio”. Dos años después, la suma de aquellas dos cajas va a quedar reducida a menos de la mitad. Es decir, que la fusión acabará, según las condiciones dadas a conocer en Bruselas, con una entidad financiera cuyo tamaño será equivalente al de Caixanova, la más pequeña de las dos cajas que se unieron en el frustrado proyecto de Feijóo.

NCG Banco venderá sus participaciones en 170 empresas desde ahora y hasta el año 2016

NCG Banco (que en Galicia opera con la marca Novagalicia) recibirá una inyección de capital de 5.425 millones de euros y en un plazo de cinco años tendrá que ser vendido o liquidado. La entidad anunció ayer que prevé “hasta un máximo de 2.500 despidos”, un 43% de la plantilla actual, de 5.800 empleados, cifra que se tratará de minimizar. El margen de cinco años concede cierta flexibilidad y a él se agarraban tanto portavoces de la entidad como el PP gallego para tratar de mitigar el impacto de las exigencias de Bruselas, que echan por tierra sus esfuerzos para mantener contra viento y marea una entidad independiente dirigida desde Galicia. Con todo, fuentes financieras y políticas explicaron que el presidente de NCG, José María Castellano, se centrará en tratar de evitar que el banco gallego sea absorbido por otro de mayor tamaño.

Desde que asumió el timón de la entidad, hace año y medio, también bajo los auspicios de Feijóo, el exconsejero delegado de Inditex anunció un plan de recapitalización mediante acuerdos con inversores anglosajones. Castellano hablaba de hasta 600 millones de euros, pero el proyecto nunca se concretó porque, según NCG, resultaba imposible antes de que se despejasen las incertidumbres sobre el sistema financiero español. Ahora, el objetivo de Castellano sería buscar un comprador que garantizase la supervivencia de la entidad y que su equipo de gestión siguiese radicado en Galicia.

A la entidad le quedan todavía unos 1.000 millones, que se canjearán por acciones a un precio pendiente de fijar

Lo más apremiante para José María Castellano es la venta de EVO Banco, la marca creada para actuar fuera de Galicia y a través de Internet. Como Bruselas exige que las antiguas cajas vuelvan a centrar el negocio en sus territorios de origen, NCG tiene dos años de plazo para deshacerse de EVO, que cuenta con 1.200 trabajadores y 120 oficinas. Fuentes financieras explican que muy probablemente Castellano trate de incluir todo el conjunto de NCG en la misma operación de búsqueda de comprador para EVO. Además, hasta 2016 el banco gallego deberá salir también del capital de las 170 empresas en las que participa en la actualidad. La inyección de 5.425 millones aprobada por Bruselas permitirá que NCG, que en 2011 declaró por primera vez pérdidas de 168, 7 millones, “recobre su rentabilidad a partir de 2013”, según la comunicación que la entidad envió a última hora de la tarde a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Hasta finales de 2015, Novagalicia prevé reducir su red de 667 a 454 oficinas, lo que supone pasar de 3.983 empleados en las sucursales a 2.960.

NCG ha aliviado su carga de preferentes tras retribuir a algunos compradores con el arbitraje de la Xunta de Galicia. Aun así, le quedan todavía unos 1.000 millones, que se canjearán por acciones a un precio pendiente de fijar.

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción