Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expectativa en los mercados ante la posible petición de un rescate

El Ibex cierra con un alza del 1,07% en 7.867,1 puntos

La prima de riesgo cae hasta 429 puntos

Los mercados relajan ante la posibilidad de que el Gobierno español pida un arescate a los fondos europeos y se mantienen a la expectativa de las decisiones sobre los tipos de interés que tome el Banco Central Europeo (BCE) el próximo jueves.

El Ibex,tras una apertura a la baja, ha remontado hasta la zona de ganancias y ha llegado a anotarse un 1,66%, con lo que ha tocado un máximo diario en 7.913,7 puntos. Al cierre ha recortado el alza hasta el 1,07% y se ha colocado en 7.867,1 puntos. Encabeza las pérdidas Sacyr Vallehermoso (-3,24%) y le siguen ArcelorMittal (-1,75%) y Popular (-1%). Por el contrario, IAG (+3,52%), Iberdrola (+3,14%) y Dia (+3,08%) son los valores con mayores ganancias.

La prima de riesgo, exceso de rentabilidad que los inversores exigen al bono español a 10 años respecto al equivalente alemán, cae por debajo de 430 (4,3 puntos porcentuales), tras terminar la sesión de ayer 442. En la última hora de sesión tocaba un mínimo del día en 424 puntos, aunque ha cerrado en 429. El diferencial italiano también se relaja hoy, tras terminar ayer en 362 puntos, hasta un mínimo de 351 puntos, aunque al final de la jornada repuntaba hasta 357.

El Gobierno español sigue deshojando la margarita, sin decidirse a pedir un rescate, aunque en los mercados ya se da por descontado. Según fuentes citadas por la agencia Reuters, España está preparada para pedirlo tan pronto como el próximo fin de semana, a pesar de que Alemania prefiere que se posponga la decisión, situación que está creando mucha confusión entre los inversores. "Hay preocupación acerca de si habrá o no rescate y de si desencadenará o no degradaciones de las calificaciones crediticias", ha señalado a la citada agencia David Thebault, de Global Equities.

Todas las Bolsas europeas han tenido un comportamiento más bien plano. Londres ha cedido un 0,19%, París un 0,6%, Fráncfort un 0,28% y Milán un 0,18%.

Los inversores han acogido con moderada satisfacción el final de las pruebas de esfuerzo realizadas a la banca española por un grupo de firmas de auditoría coordinadas por la consultora Oliver Wyman, y que desvela un defecto de recursos propios de unos 53.700 millones de euros, incluidos efectos fiscales.

Sin embargo, esa cifra no es unánimemente admitida. La agencia de calificación crediticia Moody's cree que la necesidad de capital podría variar entre 70.000 y 105.000 millones de euros. "Los importes de la recapitalización anunciados por España están por debajo de lo que estimamos sería necesario para mantener la estabilidad en nuestros escenarios adverso y fuertemente adverso", señalan los analistas de la firma María José Mori y Alberto Postigo, que cuestionan algunos de los presupuestos que han servido para elaborar los cálculos. Por ejemplo, la prueba de Oliver Wyman exige solo un ratio de capital del 6% en el escenario adverso, cuando Moody's considera que habría que usar entre el 8% y el 10%.

Más información