Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento anuncia un fuerte recorte de la inversión en infraestructuras hasta 2024

El dinero destinado a carreteras, trenes y aeropuertos pasará del 1,35% al 0,95% del PIB

La ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno, esta miércoles en el Congreso de los Diputados.
La ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno, esta miércoles en el Congreso de los Diputados.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, presentó este miércoles en el Congreso un plan de infraestructuras de crisis: sin proyectos estrella y con un fuerte recorte de la inversión. El dinero, tanto público como privado, destinado a carreteras, trenes y aeropuertos pasará del 1,35% al 0,95% del producto interior bruto (PIB) entre este año y 2014, un nivel que se mantendrá —e incluso podrá caer hasta el 0,89%— hasta 2024, horizonte de ejecución del programa.

La ministra no proporcionó ninguna cifra sobre el importe de la inversión global estimada, ni dio detalles sobre las obras proyectadas ni sus plazos de ejecución. El mayor desplome se registrará el año próximo, cuando la inversión se reduzca un 22%, hasta unos 10.500 millones de euros, según un cálculo realizado con información facilitada por el Ministerio. “Tras un periodo de ajuste, la inversión pública se estabilizará en 2014-2015”, dijo la ministra en la Comisión de Fomento.

A partir de ese año, el nivel se mantendrá en esos mínimos, inferiores al 1% del PIB. “Se trata de cifras inferiores a la década 2002-2011, aproximándose a los niveles medios en Europa y la OCDE”, aseguró Pastor. En los mejores años del boom (2006- 2008), la inversión llegó al 4% del PIB, según fuentes del sector. En la década previa a la crisis la media rondó el 2%.

La caída será del 22% en 2013 y será menor del 1% del PIB hasta el 2024

Para financiar este plan, Fomento espera contar con “las aportaciones de usuarios y beneficiarios”, sin especificar si se cobrarán más peajes en las carreteras. Pero sobre todo confía en la participación del capital privado, que en la actualidad apenas supone un 10% de la inversión. El plan prevé que Fomento y sus empresas aporten el 60% y las empresas, un 16%. Pero la ministra no dio detalles sobre cómo se financiará el resto.

“En esta presentación hay más literatura que datos útiles”, le respondió en su intervención el portavoz socialista en la Comisión de Fomento, Rafael Simancas. “No ha dado plazos, ni cuánto se invertirá en concreto cada año”, dijo el diputado, que recordó que en el pasado mes de febrero el Gobierno cifró el plan en 225.000 millones. Si se calcula el dinero que se invertirá en relación con el PIB durante los 12 años de vigencia del programa (datos que sí dio Pastor), siempre teniendo en cuenta el PIB español actual (en torno al billón de euros), el importe global de inversión rondaría los 110.000 millones. El Ministerio de Fomento no dio ninguna cifra absoluta prevista para el conjunto del programa.

La ministra criticó duramente los proyectos estrella del pasado que han conseguido que haya “aeropuertos vacíos, trenes sin viajeros y autovías por las que apenas circulan coches”. Parte de esas infraestructuras fueron realizadas por Gobiernos provenientes del PP.