Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI siembra dudas sobre un eventual tercer rescate para Grecia

Atenas rechaza la opción y un portavoz del fondo aboga por reanudar el plan actual de ayuda

Un grupo de invidentes y discapacitados se manifiesta a las puertas del Ministerio de Finanzas en contra de las medidas de austeridad en Atenas.
Un grupo de invidentes y discapacitados se manifiesta a las puertas del Ministerio de Finanzas en contra de las medidas de austeridad en Atenas. EFE

Grecia necesitará un tercer paquete de rescate por parte de la zona euro, según ha afirmado Thanos Catsambas, un alto funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI) que actualmente representa al país heleno en el seno de la organización internacional, por lo que tiene conocimiento de la evolución de las negociaciones entre Atenas y la troika. "Grecia necesitará financiación adicional", indica Catsambas en una entrevista al The Wall Street Journal  (enlace con suscripción) donde plantea que esta nueva ayuda bien pueda adoptar la forma de una quita o de préstamos adicionales. El Ejecutivo de Antoni Samarás ha negado rotundamente esta posibilidad.

Los representantes de la troika se encuentran actualmente en Grecia para evaluar la situación del país y el posible desembolso de un nuevo tramo del rescate por importe de 31.000 millones de euros sin los que el Gobierno griego no podría hacer frente a sus pagos. El aviso del ejecutivo del FMI ha coincidido con el anuncio este jueves por parte de los sindicatos de una nueva huelga general contra los ajustes el 26 de septiembre.

El Gobierno de coalición liderado por el conservador Andonis Samaras se enfrenta a un creciente descontento popular ante sus planes de implementar las reformas estructurales exigidas por los acreedores del país heleno y aplicar recortes por importe de 11.500 millones de euros en los dos próximos años.

Los acreedores de Grecia consideran que el país se encuentra ante su última oportunidad de financiarse, ya que sin el desembolso de este nuevo tramo de ayuda Atenas no podría afrontar el pago de salarios públicos y pensiones y, en un caso extremo, podría llegar a plantearse abandonar el euro, algo que Catsambas considera "una eventualidad indeseable que haría retroceder décadas al país".

Ante esta situación, Samaras ha solicitado a sus socios europeos una extensión de dos años en el plazo para acometer los ajustes, algo que generaría una necesidad extra de capital de 20.000 millones, que, según el funcionario del FMI no podrían ser financiados por Atenas y debería ser cubierta por la eurozona y el BCE.

"Una prórroga del plazo de devolución de la parte del préstamo concedido por el FMI es imposible, puesto que todos los términos y condiciones de los préstamos del FMI se basan en reglas no negociables", señala Catsamas. "El fracaso de Grecia a la hora de aplicar los acuerdos y la ausencia de una trayectoria sostenible de deuda hace imposible al FMI conceder más préstamos", añade.

Por su parte, el portavoz del FMI, Gerry Rice, ha señalado en rueda de prensa que "existen buenos argumentos para extender el periodo concedido a Grecia", aunque subrayó que esta posibilidad "dependería de la disponibiidad de financiación". De todos modos, Rice señaló que el FMI se centra en el actual programa de ayuda y se limitó a elogiar los "fuertes esfuerzos" que está haciendo el Gobierno griego identificando lo que es necesario hacer en el país para recuperar una senda de crecimiento sostenible y creación de empleos.