Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional imputa a la liquidadora de Eurobank

El fiscal presenta dudas sobre operaciones por valor de 9,3 millones.

El banco quebró en 2003 y los depositantes recuperaron su dinero

La caída de Eurobank, en julio de 2003, fue sonada pese a que era una pequeña entidad catalana con un puñado de oficinas. Provocó que el entonces gobernador, Jaime Caruana, tuviera que comparecer varias veces en el Parlamento.

En noviembre de 2003 se pagó a depositantes su dinero y el supervisor acabó su labor. Parecía un tema olvidado, pero las malas artes continúan rodeando a los liquidadores, según la justicia. El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha citado a declarar a la liquidadora de Eurobank del Mediterráneo, Rosa María Cornet, el próximo día 26 para que responda de posibles operaciones que han permitido sustraer activos de la entidad. Cornet no fue nombrada por el Banco de España, sino por los que continuaron con la liquidación de activos.

El Juzgado ha acordado también la declaración de otras seis personas, entre ellas el ex presidente de Eurobank, Eduardo Pascual, dentro de la pieza separada que investiga la liquidación de la entidad.

El Ministerio Fiscal destaca la cancelación de una deuda de 3,8 millones de la que hasta ahora no se han rendido cuentas. Precisamente, el interventor judicial de Eurobank, Frederic Moreno i Julián, ha remitido un nuevo informe a la Audiencia en el que acusa a la liquidadora de la entidad de ocultar las pruebas de los delitos por los que está imputada. El interventor insiste además en que esa “ocultación y falta del deber de información” le ha impedido validar los estados financieros de la entidad.

El interventor judicial de Eurobank acusa a la liquidadora de ocultar las pruebas de los delitos por los que está imputada.

Entre las operaciones sin justificar, el interventor señala la salida del balance de activos por valor de 4,17 millones y la adjudicación de dos inmuebles para pagar diversas deudas, sin que se haya concretado la cuantía y origen de esos préstamos. También destaca que Eurobank ha abonado 1,32 millones al que fuera director de las oficinas de Reus y Tarragona, José Luis Fuentes Pedra, que fue acusado por la propia entidad de apropiarse de 3,6 millones antes de 1996. “Parece que Eurobank acaba pagando al estafador Sr. Fuentes y no tiene sentido”, lamenta el interventor.

 Se da la circunstancia que la Audiencia Nacional ha tenido que recordar en repetidas ocasiones a la liquidadora de Eurobank la prohibición que existe con carácter general de disponer de los activos de la entidad financiera.

Ante los reiterados informes del interventor judicial, un grupo de accionistas minoritarios de Eurobank, representados por el abogado Ricardo Gómez de Olarte, ha solicitado que se suspenda cautelarmente a la liquidadora y se nombre temporalmente a un profesional "en tanto en cuanto no se aclaren todos y cada uno" de los puntos sin esclarecer de la liquidación.

En la pieza principal, la Audiencia Nacional ha decidido abrir juicio oral contra quince ex directivos de Eurobank del Mediterráneo -entre ellos el ex presidente Eduardo Pascual- por estafa, apropiación indebida y blanqueo de capitales, entre otros delitos.

La Audiencia, por otro lado, ha abierto juicio oral contra quince ex directivos de Eurobank, incluido el ex presidente Pascual, por estafa

El pasado febrero, la Fiscalía Anticorrupción remitió a la Audiencia Nacional un informe en el que acusaba a los ex directivos de utilizar el banco y la red de sociedades que construyeron a su alrededor -incluidas las mutuas Norton Life y Personal Life- como "fórmula de enriquecimiento personal fraudulento".

Según este informe, los acusados llegaron a acuerdos para desviar los beneficios de las mutuas asociadas a Eurobank, establecieron acuerdos con cláusulas perjudiciales para el banco con la sociedad Caballieri Gestion y concedieron créditos sin análisis de riesgos, además de cometer varios fraudes inmobiliarios.