La juez deja en libertad a Ruiz-Mateos por "razones humanitarias"

El empresario, detenido ayer en su domicilio de Somosaguas en Madrid, deberá comparecer este jueves en los juzgados de Palma por sus propios medios

Foto: atlas | Vídeo: LUIS SEVILLANO

José María Ruiz-Mateos deberá comparecer este jueves al mediodía ante la Justicia por un presunto caso de estafa, después de que la juez que instruye su caso le dejara esta noche en libertad tras ser detenido este miércoles en su domicilio de Somosaguas (Madrid). Según informa un comunicado del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares dado a conocer a las once de la noche, la juez María Pascual ha acordado poner en libertad a Ruiz-Mateos "por razones humanitarias dado la avanzada edad del detenido". Y añade, "con el requerimiento de que mañana (por este jueves) comparezca en el tribunal de Palma por sus propios medios".

El arresto se produjo ayer por orden de la juez que instruye el caso con el objetivo de garantizar la presencia del empresario en los juzgados de Palma de Mallorca. Durante los últimos meses, el dueño de Nueva Rumasa había esquivado reiteradamente las citaciones, sin causa justificada o alegando problemas de salud y malentendidos con su abogado.

El juzgado de Palma cree el empresario se ríe de la Justicia

Para evitar una nueva espantada, la magistrada María Pascual, del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, decretó su búsqueda y captura el pasado 1 de agosto, “a fin de que pueda recibírsele declaración en calidad de imputado”. Este miércoles, tras su detención, el dueño de Nueva Rumasa permaneció durante varias horas en la comisaría de Pozuelo de Alarcón, en un principio a la espera de ser trasladado a Mallorca bajo custodia policial, cosa que finalmente no se ha producido. Se le acusa, junto a sus seis hijos varones, de una presunta estafa por el impago de 13,9 millones de euros en la compra de un complejo hotelero al grupo empresarial Miralles, en el año 2006. En los juzgados de Palma se investiga a Nueva Rumasa por otras dos causas.

El lunes pasado, Ruiz-Mateos advirtió de que su asistencia a la citación judicial de este jueves era “lo de menos”. “De nada sirve que después de 30 años me sigan hablando de que hay que cumplir con la Justicia”, añadió. No obstante, el martes anunció su intención de presentarse en los juzgados de Palma “de manera voluntaria”. Para el portavoz de la familia, Ignacio Fernández Candela, la detención del empresario ha sido una medida “extrema, radical y sorpresiva”, ya que, según afirmó, Ruiz-Mateos “ya tenía comprados los billetes para viajar a Palma”.

No acudió a la última citación por una supuesta fractura en un pie

Desde el inicio de las diligencias judiciales, hace poco más de un año, el empresario jerezano ha faltado a las citaciones de la juez hasta en cuatro ocasiones. Ignoró el primer requerimiento judicial, alegó una indisposición en el segundo y asistió al tercero, aunque únicamente para acogerse a su derecho a no declarar. Para esquivar la cuarta cita con la justicia se escudó en un supuesto error de su abogado, y para la última, el 27 de julio, la excusa fue una presunta fractura en un dedo del pie que, según el parte médico que presentó, le exigía “reposo y la prohibición de viajar en avión hasta nuevo criterio médico”. Un informe forense posterior concluyó que dicha lesión no le imposibilitaba acudir a los juzgados de Palma.

En sus fundamentos jurídicos, la magistrada argumentó que Ruiz-Mateos no tiene derecho “a reírse de la Administración de Justicia, ni a dificultar u obstaculizar la tramitación de la presente causa sin justificación para ello”. La juez concluyó que el máximo mandatario de Nueva Rumasa “llegó a valerse incluso de su avanzada edad, de su presunto mal estado de salud y de pretendidas dolencias con el fin último de no comparecer ante este Juzgado”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS