Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa cede un 0,27% y la prima cae a 536 a la espera de una decisión del BCE

El Ibex recorta las pérdidas de la jornada y cierra en 6.720,1 puntos

La rentabilidad del bono a 10 años se mantiene por encima del 6,7%

Jornada de espera en los mercados, en vísperas de una reunión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) en la que se han depositado —quizás demasiadas— expectativas acerca de una posible compra de bonos por parte de la institución que alivie los costes de financiación de la deuda soberana de España e Italia.

La desconfianza en una pronta solución, sin embargo, sigue reflejándose en la excesiva marca de la prima de riesgo española, el exceso de rentabilidad que los inversores exigen en el mercado secundario al bono a 10 años respecto al equivalente alemán, la referencia que se toma como inversión segura. Tras terminar en 546 puntos básicos ayer, hoy ha marcado un máximo en 545 para descender al final del día a 536 (5,36 puntos porcentuales).

Lo anterior significa que la rentabilidad de los bonos a 10 años sigue en niveles inaceptables por su doble efecto pernicioso: la mayor carga de los intereses de la deuda pública que supone y porque expulsa a las empresas privadas del acceso a la financiación puesto que, como mínimo, se ven obligadas a pagar esa remuneración a quienes les prestan dinero (el fenómeno se conoce como crowding out, por su expresión en inglés). Hoy, ese tipo ha llegado al 6,764% y ha finalizado la jornada en el 6,732%.

La resistencia de Alemania a utilizar la autoridad monetaria europea para resolver los desequilibrios fiscales de los Estados miembros —algo que prohíbe el prohíbe el Tratado de la UE— ha sido reiterada hoy desde el Bundesbank. El presidente de la institución, Jens Weidmann, afirma en una entrevista celebrada el 29 de junio con su predecesor Helmut Schlesinger y publicada hoy en la página web del banco central alemán, asegura que la independencia del BCE "implica que este debe respetar y no rebasar su mandato". Y lanza un claro aviso a navegantes: "Somos el banco central mayor y más importante del Eurosistema y tenemos una mayor voz que otros".

Mañana se verá cómo compatibiliza el presidente del BCE, Mario Draghi, las declaraciones anteriores con las que formuló él mismo el pasado jueves, en las que aseguró que la institución que preside está dispuesta a hacer "lo que haga falta" en defensa del euro y que ello implica actuar sobre las primas de riesgo si son tan elevadas que "entorpecen el funcionamiento del canal de transmisión de la política monetaria" del banco emisor.

La Bolsa ha abierto con un retroceso del 0,52% aunque poco después se recuperaba y durante la primera hora de negociación ha conseguido mantener unas mínimas ganancias. A partir de ese momento, sin embargo, ha entrado en números rojos y el Ibex ha llegado a ceder un 2,5% respecto a su cierre de ayer. Hacia el final de la jornada ha conseguido remontar y ha terminado el día en 6.720,1 puntos, con un retroceso del 0,27%.

La buena noticia del día ha llegado de la agencia de calificación Standard & Poor’s, que ha dado este miércoles un voto de confianza a España por su “firme compromiso” de llevar a cabo los recortes anunciados para reducir el déficit y perseverar en las reformas. Por ello ha decidido no mover la actual nota de solvencia de España, que desde abril está en BBB+,

Las Bolsas europeas han terminado la sesión con resultado diverso, a la expectativa de las decisiones de política monetaria de los principales bancos centrales del mundo. El FTSE londinense ha subido un 1,38%, ante la expectativa de que el Banco de Inglaterra anuncie mañana que mantiene su objetivo de compra de activos de deuda mientras se evalúa la eficacia de otro programa para estimular la concesión de créditos por parte de las instituciones financieras con ayuda del banco central. París ha avanzado un 0,91% y Milán un 0,27%, mientras Fráncfort ha retrocedido un 0,26%.

Hoy se ha sabido que el sector manufacturero británico se anotó en julio su mayor contracción en tres años ante la caída de las exportaciones. En el resto de Europa las cosas no fueron mejor. El índice PMI de gestores de compras que elabora la firma Markit para medir la evolución del sector manufacturero en la Eurozona se situó en 44 en julio, su menor lectura desde junio de 2009, muy por debajo del nivel de 50 que marca la frontera entre la expansión y la recesión, e inferior también a los 45,1 puntos de junio. "El sector manufacturero parece que será un lastre importante para el crecimiento económico en el tercer trimestre y la zona euro se encamina cada vez más rápidamente hacia un nueva fase de recesión", señala Chris Williamson, economista jefe de Markit.

La contracción alcanzó su mayor intensidad en tres años en Alemania y Francia, con mayor agudeza en España y Grecia. La expansión de Irlanda estimulada por las exportaciones fue la única nota positiva.

Por la mañana se supo que, en China, el indicador PMI oficial (tiene en cuenta las grandes empresas públicas, sobre todo) cayó hasta 50,1 puntos el mes pasado, su menor nivel en ocho meses. El índice PMI que elaboran HSBC y Markits, sin embargo, refleja una actividad manufacturera en recesión, en 49,3 puntos, aunque superior a los 48,2 de junio.

La Reserva Federal concluye hoy una reunión de dos días, tras la que no se espera el anuncio de medidas adicionales de compra de activos como medio para inyectar liquidez en el sistema financiero, más allá de un compromiso para mantener el precio oficial del dinero (entre el 0% y el 0,25% en la actualidad) hasta más allá de finales de 2014. Desde la quiebra de Lehman Brothers en 2008, el banco central estadounidense ha adquirido deuda en manos de bancos y aseguradoras por importe de 2,8 billones de dólares. Este tipo de estímulo monetario se conoce como expansión cuantitativa (quantitative easing, en inglés).

Los mercados esperan una tercera ronda de compras en septiembre, a pesar de que hoy se ha conocido que el sector manufacturero también se contrajo en julio, de forma inesperada, según la última lectura del índice ISM. El Dow Jones avanzaba un 0,29% a media sesión, el Standard & Poor's subía un 0,27%, mientras el Nasdaq cedía un 0,07%.