Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de expertos propone medidas para evitar “un desastre incalculable”

17 economistas firman un documento que propone que el fondo de rescate del euro compre deuda soberana rápidamente

“Creemos que Europa camina sonámbula hacia un desastre de proporciones incalculables”. Con esta frase tan contundente como apolíptica, arranca un documento elaborado por 17 de los economistas más prestigiosos de Europa agrupados por el Institute for New Economic Thinking (INET). A partir de ahí, el informe desglosa una serie de propuestas con un doble objetivo: la estabilización de la situación de los países que “están sufriendo la recesión y la fuga de capitales”; y una unión bancaria apoyada en instituciones fuertes para la Eurozona. Entre las medidas urgentes que propone el grupo está la compra urgente de deuda soberana por el fondo de rescate del euro.

Para los firmantes del documento, de 11 páginas, las últimas cumbres europeas (la del 29 de junio y la del 9 de julio) “no han presentado un plan convincente para frenar la caída económica en los países más afectados por la crisis de deuda soberana”.

Para ayudar a estos últimos, este grupo de economistas advierte de que no se puede estabilizar la economía y crear empleo sin frenar “algo” el ajuste fiscal. Al mismo tiempo tiempo, proponen que los países sin problemas de deuda (Alemania, Holanda, Finlandia o Austria) apoyen más a los que los sufren. Y para ello, el primer paso es convencer a la opinión pública. “La fatiga creciente por el ajuste en los países del sur ha aumentado al mismo tiempo que lo hacía el cansancio por el apoyo creciente de los países del norte”, analizan.

El INET, una organización patrocinada en parte por el inversor George Soros, descarta los eurobonos. Deshecha una mutualización de la deuda de todos los países de la zona euro. En cambio, apunta hacia la “integración financiera” o la unión bancaria como un paso esencial, que necesita un supervisor común y un fondo que garantice los depósitos.

También propone este grupo que el ESM, el fondo de rescate estable que tendría que entrar en funcionamiento este mes, juegue el papel de prestamista de último recurso para los países que respeten las normas fiscales. En cambio, para los que incumplan, pretende que se diseñe una vía que permita la reestructuración de la deuda de forma ordenada.

No obstante, este paquete de medidas sería a largo plazo. Los 17 economistas —entre los que están los españoles Guillermo de la Dehesa y Luis Garicano, Paul de Grauwe, profesor de la London School of Economics, el francés Andre Sapir, el irlandés Kevin O’Rourke, Daniel Gros, del Centre for European Policy Studies, y Dennis Snower, del instituto económico alemán de Kiel— también piensan en las medidas más urgentes. Además de las compras de deuda por parte del fondo de rescate, también aconsejan una mutualización parcial y temporal de la deuda actual o la puesta en marcha de reformas estructurales.