Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos niega “la más mínima” intención de ocultar la letra pequeña del ajuste

El ministro atribuye a un error de comunicación la publicación de los detalles en la web en inglés

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha atribuido hoy “errores de comunicación” del Gobierno el hecho de que los detalles de los últimos ajustes presupuestarios aparecieran solo en inglés en la página web del Ministerio de Economía The Spanish Economy, destinada a la información para inversores y agencias internacionales. Guindos, tras una conferencia en la escuela de negocios IESE, en Barcelona, ha asegurado que el Ejecutivo no tuvo ninguna intención de ocultar la letra pequeña de las medidas que ha emprendido. “En absoluto ha habido la más mínima intención desde el punto de vista de la falta de transparencia”, ha remachado.

Entre la información que se colgó en esa web, y que el Gobierno no quiso especificar tras el Consejo de Ministros, estaba la cuantificación del ajuste, que asciende a 56.440 millones. “La rueda de prensa del Consejo de Ministros dura lo que dura y no se pueden comentar absolutamente todos los temas, pero no creo que se pueda aducir falta de transparencia”, ha afirmado el ministro, que ha añadido que la nota en inglés se colgó en “la página web del ministerio y estaba disponible para todos los que quisieran acceder”.

Guindos también ha concretado hoy los detalles del préstamo de hasta 100.000 millones de euros para el sistema financiero español. Este, según ha explicado, tendrá un vencimiento máximo de 15 años y un interés medio algo por debajo del 3%.

Según ha afirmado Guindos, el crédito contará con un periodo de carencia de 10 años y una vida media de 12,5 años, puesto que se trata de varios lotes. El titular de Economía ha recordado que el próximo viernes se prevé firmar el Memorando de Entendimiento que fija las condiciones y los términos del préstamo. La Eurozona proporcionará esa ayuda en cuatro tramos y hasta 25.000 millones estarán destinados a financiar los bancos malos para segregar los activos inmobiliarios.