Las inversiones fallidas de JP Morgan duplican lo previsto con 3.600 millones

Pese a las pérdidas por las operaciones, el banco gana 4.071 millones en el segundo trimestre

El presidente y consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon. / CHIP SOMODEVILLA (AFP)
El presidente y consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon. / CHIP SOMODEVILLA (AFP)CHIP SOMODEVILLA (AFP)

JP Morgan Chase, hasta hace dos meses el banco más admirado de Wall Street por su papel de salvador durante la crisis financiera, se juega ahora su reputación. Y la primera prueba de fuego para recuperar la confianza está en sus resultados del segundo trimestre. La entidad tuvo un beneficio neto de 4.960 millones de dólares (4.071 millones de euros), tras registrar unas ingresos de 22.890 millones. Ganancias que habrían sido mayores de no ser por las pérdidas de 4.400 millones de dólares (3,600 millones de euros) registradas en el trimestre en una compleja cartera de derivados gestionada desde Londres.

Este agujero supera los 2.000 millones de dólares que Jamie Dimon, su consejero delegado, cifró en mayo cuando estalló el escándalo. Pero entonces ya anticipó a los inversores que las pérdidas podrían doblarse y seguir creciendo por la volatilidad de los mercados, consecuencia de las tensiones en Europa. Dimon tuvo que testificar además un par de veces ante el Congreso de EE UU para dar explicaciones. De nuevo insiste en que este error no afecta a la solidez de la firma ni supone un riesgo sistémico.

Dimon explica en los resultados que la firma está reduciendo el riesgo y en paralelo está reduciendo las reservas para contener las pérdidas en las carteras de crédito.

Los tres empleados que manejaban esta cartera sintética ya están fuera de la firma y ese grupo queda desmantelado. Se trata de Bruno Iksil, conocido como la "Ballena de Londres", del español Javier Martín-Artajo y del supervisor Achilles Macris. A los pocos días de estallar el escándalo, presentó su dimisión Ina Drew, la máxima responsable de la gestión del riesgo en JP Morgan y una de las figuras más importantes de Wall Street por la manera en la que la entidad logró capear la mayor crisis financiera en ocho décadas.

JP Morgan Chase es el primer gran banco estadounidense en presentar resultados del segundo trimestre. Hace un año, el beneficio neto de la mayor entidad en EE UU fue de 5.400 millones y unos ingresos de 27.400 millones. Dimon deja claro en la explicación de los resultados que la firma está reduciendo el riesgo y que en paralelo está reduciendo las reservas para contener las pérdidas en las carteras de crédito. Y de nuevo vuelve a calificar el balance de "fortaleza", con un Tier 1 del 10,3%.

Dimon aseguró después en conferencia con analistas financieros que se trata de un "incidente aislado" y que gran parte de los problemas creados por el fiasco en esa cartera "quedaron atrás". Además, cuantificó que esas pérdidas podrían elevarse en el peor de los escenarios hasta los 6.100 millones —este jueves ascendían ya a 5.800 millones—. Tampoco descartó que vayan a adoptarse nuevas medidas correctivas para evitar un evento similar en el futuro. La entidad revisó además en 459 millones a la baja el beneficio del primer trimestre, que queda ahora en 4.925 millones.

Además de JP Morgan Chase también presentó resultados Wells Fargo. El cuarto banco por activos de EE UU tuvo un beneficio neto récord en el segundo trimestre de 4.600 millones de dólares tras generar ingresos por valor de 21.300 millones. Hace un año ganó 3.900 millones. En su caso, al tener una unidad de banca de inversión más pequeña que sus rivales, se ve menos expuesta a la volatilidad de un mercado financiero dominado por la incertidumbre.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS