Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos crea 80.000 empleos en junio y el paro sigue en el 8,2%

El número de desempleados se mantiene estable en 12,7 millones

Imagen de una oficina del paro de Estados Unidos.
Imagen de una oficina del paro de Estados Unidos. BLOOMBERG

La economía de Estados Unidos generó un total de 80.000 nuevos puestos de trabajo a lo largo del pasado mes de junio, una cifra insuficiente para mejorar la tasa de paro, que sigue estable en el 8,2%. Los últimos datos proporcionados por el Departamento de Empleo son una mala noticia para el presidente Obama, obligado a centrarse una vez más en el desempleo durante la gira de campaña que le ha llevado estos dos últimos días a Ohio y Pensilvania.

Horas después de la publicación de estos datos, Obama defendió en un discurso desde la localidad de Poland, en el Estado de Ohio, los aspectos positivos de las últimas cifras de desempleo, y reivindicó la creación de 4.4 millones de puestos de trabajo, de manera constante, durante los últimos 28 meses. “La recesión no llegó de golpe, pero hemos trabajado cada día para recuperar la economía de nuestro país”, afirmó el presidente.

Por segundo mes consecutivo, los datos del desempleo se convierten en argumento electoral para el aspirante republicano, Mitt Romney. El exgobernador de Massachusetts describió este viernes el último dato del desempleo como “un puñetazo en el estómago de la clase media”. A solo cuatro meses de los comicios, los datos ayudan a Romney a centrar la campaña en uno de los mayores obstáculos de la candidatura de Obama: la economía.

"El 8,2% es un número inaceptablemente alto", afirmó Romney desde New Hampshire, donde se encuentra de vacaciones con su familia. "La política del presidente no está siendo efectiva para la creación de empleo, no tiene un plan y no ha propuesto una sola idea para recuperar la economía", añadió. Romney acusó además acusando a su rival de aplicar repetidamente las mismas estrategias que han fallado en el pasado. "El hecho es que yo sí tengo un plan", aseguró.

El candidato republicano describió el dato del desempleo como “un puñetazo en el estómago de la clase media”

Romney hizo referencia también al número de parados de larga duración, unos 5,4 millones -el 49% de un total de 12,7 millones de desempleados. La cifra se ve agravada por la subida de una décima, hasta el 14,9%, del porcentaje de aquellas personas que cuentan con un empleo a tiempo parcial pero preferirían tener uno a tiempo completo, así como los desempleados que han abandonado la búsqueda de un puesto de trabajo.

Obama, que hizo su intervención apenas unos minutos después que su contrincante, defendió que la creación de empleo sigue siendo su prioridad, pero nunca adoptará la estrategia propuesta por los republicanos: reducir la tasa de impuestos a los ricos y limitar las regulaciones gubernamentales. “El plan de los republicanos es equivocado. Ya lo intentamos, lo intentamos hasta que yo llegué a la presidencia y nunca funcionó", dijo el presidente.

El mandatario reivindicó durante su discurso que peleó para impedir la quiebra del sector del automóvil, algo a lo que se opuso abiertamente Mitt Romney y que Obama no ha dejado de mencionar estos días en una región especialmente vinculada a esta industria, en dos Estados clave para las elecciones y donde espera que mejore la situación de cara a noviembre.

Sin embargo, el presidente ve como se acercan la próxima convocatoria electoral mientras sigue sin acelerarse la recuperación económica. En otro de los sectores del electorado, la comunidad hispana -con la que Obama cuenta para poder imponerse a su rival- la tasa de desempleo tampoco ha mejorado desde mayo y sigue en el 11%. El candidato demócrata deberá apoyarse en la creación de puestos de trabajo en el sector servicios, que añadió 47.000 puestos de trabajo, el sector sanitario, con 13.000 nuevos empleados y el sector industrial, con 11.000.

Los datos del Departamento de Empleo muestran además que la remuneración media de un empleado subió 6 céntimos de dólar, hasta los 23,50 dólares, un 2% más alta que hace un año. en cuanto al índice sobre el coste de la vida, la inflación para los consumidores norteamericanos fue del 1,7% en el último año.