Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca que necesite ayuda pública tendrá que segregar sus activos tóxicos

El Gobierno ha mostrado su reticencia a esta fórmula, pese a las presiones de Bruselas

El Ministro de Economía, Luis de Guindos, antes de su comparecencia de este martes en la Comisión de Economía del Congreso. Ampliar foto
El Ministro de Economía, Luis de Guindos, antes de su comparecencia de este martes en la Comisión de Economía del Congreso.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha señalado esta mañana en el Congreso que el sistema financiero deberá presentar un nuevo plan para su reestructuración ordenada de las entidades. Durante su comparecencia en la Comisión de Economía para explicar el rescate de Bruselas a España para ayudar al sistema financiero, ha detallado algunas de las condiciones del rescate a la banca. “Habrá condiciones horizontales para el conjunto del sistema y medidas adicionales que pueden consistir en la segregación del balance que contienen los activos problemáticos”, ha manifestado el ministro. No obstante, Guindos ha subrayado que Bruselas ya ha manifestado su preferencia por “esta medida adicional”, que recuerda a un banco malo, que integre todos los activos problemáticos del sector financiero. Hasta ahora, el Gobierno ha mostrado su reticencia a esta fórmula de saneamiento para la banca pese a las presiones de sus socios europeos pero el Gobierno se muestra ahora favorable a esta solución. “Tenemos que analizarlo, evaluarlo y negociarlo con los socios y las instituciones europeas. Pero es un mecanismo que tiene bastante fiabilidad y tiene ventajas”, ha manifestado Guindos que ha explicado que esta solución deja “diáfano y claro el balance de los bancos y les permite centrarse en su actividad principal”. No obstante, ha precisado que aún no está definida la solución final.

También ha explicado que el Ejecutivo está negociando con la Comisión Europea las condiciones de la línea de crédito de hasta 100.000 millones y las contrapartidas que se les exigirá al sistema financiero español. “Pero es un proceso que va a exigir tiempo porque es un paquete complejo”, ha reconocido. No obstante ha avanzado que “el proceso de inyección de capital a las entidades nacionalizadas se va a hacer muy rápido”. En ese punto ha precisado que Bankia aún no está nacionalizada, pero el proceso culminará en los próximos días.

Como resultado del proceso de restructuración del sector bancario español el ministro ha dicho: “Tendremos un sector financiero más pequeño con menos entidades pero más solvente”. Ha intentado romper el contagio del riesgo bancario al riesgo soberano. “Que exista una red de seguridad máxima de 100.000 millones debe generar confianza y seguridad”. Y ha agregado: “Hemos recibido un préstamo que nos permite hacer más cosas de las que hemos podido hacer hasta ahora porque con esa cantidad tenemos margen de maniobra enorme. No queremos dejar la menor duda”.

Guindos ha remarcado que la condicionalidad “solo será específica para el sistema financiero” y que “no habrá condicionalidades de política fiscal ni se vinculará a un programa de ajuste macroeconómico”. Eso sí, ha recordado que España seguirá sujeta al procedimiento de déficit excesivo obligatorio para los miembros de la CE que incumplan el objetivo de déficit como España.

El ministro no ha precisado cuáles serán las condiciones del rescate que Europa impondrá a España pero ha insistido en que “los términos de la línea de crédito serán mucho más favorables que las que tendría que soportar el Frob si tuviera que acudir a los mercados”. Precisamente, ha explicado que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) —el fondo utilizado por el Gobierno para ayudar a las integración del sistema bancario— será el agente intermediario del Gobierno para sanear la banca, “respetando la normativa europea sobre ayudas de Estado”.

Margen de seguridad

El ministro ha recordado que el pasado sábado 9 de junio el Gobierno anunció su intención de pedir financiación a sus socios europeos para apoyar a las entidades financieras más débiles. La ayuda, ha dicho Guindos, debía tener “un margen de seguridad significativa”: Una cantidad que debe cubrir cualquier eventualidad ante “escenarios macroeconómicos muy negativos”.

El objetivo de las medidas que emprendió el Gobierno para reformar el sistema financiero, ha indicado Guindos, buscan ajustar los activos ligados a crédito promotor al precio de mercado. Así, el ministro ha precisado que los activos ligados a este crédito promotor ascienden a 307.000 millones de euros, que tendrán una cobertura media del 45%, una de las más grandes del panorama internacional. “Los bancos tendrán que hacer frente a este escenario y si no pueden tendrán que pedir apoyo al FROB”, ha manifestado el ministro que ha recalcado que el sector financiero español “se encuentra por lo general sano. Las vulnerabilidades se concentran en un grupo de bancos que o bien han recibido ayudas del FROB o se encuentran intervenidos”.

El ministro ha querido restañar las heridas sufridas en los últimos meses en la credibilidad del Banco de España por una supuesta intromisión del Gobierno en sus competencias. “En ninguna ocasión el Gobierno ha menoscabado la independencia profesional e intelectual del Banco de España. El Banco de España tendrá que ser actor principal en la relación que España tenga con las instituciones y jugará un papel fundamental en le proceso de inyectar capital a las entidades. Debe ser el actor principal cada vez más importante y tendrá un papel redoblado en las últimas semanas”.

Además, Guindos ha defendido la necesidad de avanzar en la integración europea y ha señalado que la cumbre europea que se celebra el próximo jueves y viernes es fundamental para ello. “La cumbre es fundamental que se establezcan hitos y calendarios concretos para la unión bancaria y planes para la unión fiscal, lo que supone una cesión de soberanía desde el ámbito nacional a Europa”.