Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI cifró las necesidades de capital de Bankia entre 13.000 y 14.000 millones

La cifra es entre 5.000 y 6.000 millones inferior a los 19.000 millones pedidos por la entidad

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) cifró las necesidades de capital del grupo Banco Financiero y de Ahorros-Bankia entre 13.000 y 14.000 millones de euros, según fuentes del organismo internacional. Eso quiere decir que su análisis arrojó una cifra entre 5.000 y 6.000 millones de euros inferior a los 19.000 millones que ha solicitado el nuevo equipo gestor de Bankia, encabezado por José Ignacio Goirigolzarri. Fuentes del organismo explicaron que la metodología es distinta en ambos casos y que ellos no entraron en el análisis de las carteras ni de las refinanciaciones, ni tuvieron en cuenta el deterioro adicional que está experimentando la economía en el arranque de 2012, de modo que el propio FMI viene a admitir que seguramente la cifra de la propia Bankia es más fiable.

El principal valor de la diferencia entre ambas cifras es que puede dar una idea aproximada de cuáles serán las necesidades de capital del conjunto del sector si la desviación entre el análisis del FMI y el que resulte de las consultorías y auditorías que han encargado el Banco de España y el Ministerio de Economía es similar en otras entidades.

Si el cómputo del FMI apuntaba a unas necesidades de capital de 37.000 millones, una desviación del 40% al 50% como la de Bankia, llevaría la cifra de 50.000 a 55.000 millones

Así, si el cómputo total del FMI apuntaba a unas necesidades de capital de 37.000 millones, una desviación del 40% al 50% como la registrada en Bankia, llevaría la cifra total al entorno de los 50.000 a 55.000 millones de euros. De hecho, el propio FMI consideró que lo apropiado era multiplicar su cifra por un factor de 1,5 a 2 (de 55.000 a 75.000 millones) para dejar un margen o colchón de seguridad. Finalmente, España ha solicitado un rescate de un máximo de 100.000 millones para sanear la banca, aunque el Gobierno confía en que sea necesaria una cifra muy inferior.

El examen a la banca por parte de los expertos independientes se está llevando a cabo en dos fases. En la primera, con la base de datos del Banco de España y los modelos de las consultoras Oliver Wyman y Roland Berger, se estimarán las necesidades globales. En la segunda, se determinará cuánto necesita cada entidad.

El Gobierno estuvo durante semanas tratando de colocar el mensaje de que el informe del FMI había determinado que el 70% del sistema financiero español estaba sano, pero las conclusiones del informe final no han dicho eso. El FMI ha llegado a la conclusión de que las tres principales entidades (Santander, BBVA y La Caixa, que suponen en torno al 47% del sistema) son capaces de resistir un deterioro adicional de la economía. El siguiente grupo más sano (un 16% del sector) es el compuesto por Sabadell, Popular, Kutxa Bank y Bankinter, de los que el Fondo dice que han resistido sin ayuda estatal, alguno de los cuales podría estar bajo presión para cumplir con los requisitos de provisiones y podrían sufrir pérdidas en 2012. A continuación, según el informe, se sitúan Bankia, los bancos ya nacionalizados (Novagalicia y CatalunyaCaixa) y las otras entidades con ayudas públicas en forma de participaciones preferentes.

En el escenario adverso, el que determina que las necesidades de capital son de 37.000 millones, hay 17 entidades (el 59% del total, aunque representan un porcentaje inferior de los activos) que suspenden la prueba del FMI, es decir, que no lograrían una solvencia del 7% de capital básico (core tier 1). Las que superan ese listón representan mucho menos del 70% del sector al que ha aludido con frecuencia el ministro de Economía, Luis de Guindos, pero que en el informe del FMI no aparece por ninguna parte.