Guindos desliza más críticas al gobernador del Banco de España

El ministro promete un sustituto de consenso, no político La economía caerá otro 0,3% en el segundo trimestre, según el Gobierno

El PP ya cargó contra el papel supervisor del Banco de España cuando Bankia fue intervenida y nacionalizada y el Gobierno ha dejado en evidencia las funciones del organismo al encargar auditorías externas sobre la situación del sector financiero y poner la reforma del sector bajo la tutela del Banco Central Europeo (BCE). Ayer, el ministro de economía, Luis de Guindos, quiso defender a la institución, pero criticó que el anterior Ejecutivo socialista no eligiese a un candidato de consenso para dirigirlo. “Fue un error tremendo” que está relacionado, continuó, con los “problemas que han derivado en una crisis financiera profundísima”, dijo en el foro organizado por Cinco Días.

El Gobierno del PSOE optó por Miguel Fernández Ordóñez, a punto de agotar su mandato. “Pero las instituciones son más importantes que las personas y el Banco de España como institución es una institución de la máxima solvencia y credibilidad”, sostuvo Guindos, y recalcó que “tiene unos servicios técnicos de la máxima calidad que han colaborado con nosotros desde el primer momento y sin los cuales hubiera sido imposible realizar el proceso de saneamiento que se está llevando a cabo desde la llegada del nuevo Gobierno”.

El ministro aseguró que tiene “algunos nombres en la cabeza” para relevar a Ordóñez y prometió un candidato sin perfil político, de “absoluta cualificación profesional”, con conocimiento del país y prestigio internacional. Además, “es vital” recuperar el consenso para el nombramiento.

Ha habido ocho entidades intervenidas o nacionalizadas a lo largo de esta crisis, pero Bankia encendió las críticas a Ordóñez. La entidad nacida de la fusión de Caja Madrid y Bancaja con otras cajas necesitará entre 7.000 y 7.500 millones de capital adicional para cumplir con los nuevos requisitos de capital impuestos por el Gobierno para sanear sus créditos al ladrillo, según avanzó ayer Guindos. Esta cifra es el resultado de sumar los 2.257 millones pendientes del primer decreto de febrero al refuerzo de 4.813 millones que le impone la segunda reforma del PP, de este mes.

Mientras, sigue la recesión. Guindos adelantó que el producto interior bruto (PIB) volverá a caer un 0,3% en el segundo trimestre de 2012, al igual que en los dos anteriores.

Con los indicadores provisionales de este periodo, sin embargo, comentó que se están “corrigiendo los desequilibrios” que han llevado a España a la situación actual. Guindos consideró “vital” el acuerdo del Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado jueves por el que las comunidades autónomas se comprometieron a un ajuste de más de 18.000 millones. A su juicio, este acuerdo —que implica que las regiones no superarán el 1,5% del PIB de déficit este año— compensa la desviación de las comunidades de Madrid y Valencia, que elevaron el déficit global de 2011 al 8,9%.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS