Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bolsas a la baja por el frenazo chino y las dudas políticas en Europa

El Ibex cierra en 6.846,6 puntos, tras perder un 2,76%

El tipo del bono a 10 años toca el 6% durante el día y la prima de riesgo se coloca en 436 puntos

Las Bolsas europeas no han aguantado el tirón del pasado viernes y han empezado la semana teñidas de rojo. La inquietud por la desaceleración de la economía china, una contracción inesperada en la actividad industrial y económica de la zona euro y la incertidumbre política en Francia y Holanda, que añade dudas a la capacidad de la zona para completar los ajustes fiscales que exige Bruselas, envuelven un panorama de ventas generalizadas.

También Wall Street se encontraba en número rojos al cierre de la sesión. Tanto el índice S&P como el industrial Dow Jones bajaban un 0,8%, mientras que el tecnológico Nasdaq retrocedía un 1%.

Todos los mercados europeos han permanecido en pérdidas durante la sesión. El Ibex 35 ha llegado a caer un 3,25% en la primera hora de negociación, lo que lo ha colocado en 6.812 puntos, por debajo de la cotización de cierre del 9 de marzo de 2009 (6.817,4 puntos, aunque durante esa sesión marcó un mínimo intradía en 6.702,6 puntos), el nivel mínimo del índice desde el comienzo de la crisis que desencadenó la quiebra de Lehman Brothers.

Al cierre de la jornada, el Ibex ha perdido un 2,76%, hasta colocarse en 6.846,6 puntos. El valor más vapuleado ha sido Sacyr Vallehermoso, propietaria de un 10% del capital de Repsol, que sigue sufriendo las consecuencias de la expropiación de la filial argentina de la petrolera, YPF, decretada la semana pasada por Cristina Fernández de Kirchner. Le sigue en los retrocesos ACS (-10,09%), que la semana pasada vendió el 3,69% del capital de Iberdrola con una pérdida neta de 540 millones de euros. Londres ha retrocedido un 1,91%, París un 2,97%, Fráncfort un 3,41% y Milán un 3,83%.

La economía española se contrajo un 0,4% en el primer trimestre de 2012 respecto a los últimos tres meses de 2011, según datos publicados hoy por el Banco de España, lo que certifica su segunda recesión en los últimos cinco años. En comparación con el primer trimestre de 2011, el PIB cayó el 0,5% tras siete trimestres de subidas interanuales. El empleo siguió bajando, aunque de forma "ligeramente menos acusada" que en el cuarto trimestre de 2011, con un descenso interanual cercano al 4%.

En el corazón de Europa, a la victoria del socialista de François Hollande en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, se une la crisis del Gobierno holandés de liberales y democristianos, que han perdido el apoyo del partido de extrema derecha de Geert Wilders, imprescindible para aprobar un ajuste presupuestario de 16.000 millones de euros necesario para cumplir con el objetivo de déficit del 3% impuesto por la UE. El primer ministro, Mark Rutte, ha presentado su dimisión y se han convocado elecciones anticipadas en Holanda.

Todo lo anterior vivifica las turbulencias en el mercado de deuda soberana, donde se ha evidenciado más que nunca el carácter refugio de los títulos alemanes: el rendimiento del bono a cinco años ha llegado a caer hasta el 0,62%, el mínimo desde que existe la moneda única. Por el contrario, el coste de los Credit Default Swaps (CDS instrumentos que protegen del riesgo de impago) de la deuda holandesa ha ganado once puntos básicos, hasta 130. El coste de los seguros de impago de la deuda francesa también se ha anotado cinco puntos más, hasta 204,5.

La tensión se mantiene también en los mercados periféricos. La prima de riesgo española (diferencial entre la rentabilidad que se exige al bono a 10 años y su equivalente alemán), que ha iniciado la jornada en 425 puntos básicos, ha llegado a tocar los 437, aunque más tarde se relajaba a 432. El tipo del bono español a 10 años ha llegado a superar, igual que sucedió la semana pasada, el 6%. El diferencial italiano también está sufriendo la inestabilidad del mercado de deuda soberana y hoy ha llegado a los 409 puntos básicos, tras iniciar el día en 395.

La crisis de la deuda en la zona euro sigue pesando en los inversores. Según datos publicados hoy por Eurostat, el endeudamiento de los 17 países que comparten moneda se situó en el 87,2% del PIB en 2011, frente al 85,3% del año precedente, la mayor proporción desde que se adoptó el euro en 1999. Grecia encabeza la lista, con un 165,3%, seguida de Italia, con un 120,1%, mientras Estonia es el país con menor deuda, un 6% de su PIB. En el caso de España, pasó del 61,2% en 2010 al 68,5% el año pasado. Los Presupuestos Generales del Estado establecen una previsión de deuda del 79,8% para 2012.

Frente a las presiones que está recibiendo desde distintos frentes, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el Banco Central Europeo (BCE) se está resistiendo a las presiones de que intervenga aún más en la resolución de la deuda. De hecho, por sexto periodo consecutivo, en la semana finalizada el 20 de abril no realizó compras de bonos en el mercado secundario, como había venido haciendo desde 2010 en el marco de su programa de compras o Securities Markets Programme (SMP), por un importe que suma un total de 214.000 millones de euros.

La apertura de la negociación ha estado marcada por la contracción del sector industrial chino en abril por sexto mes consecutivo. El índice PMI de gestores de compras que elaboran HSBC y Markit Economics se queda, según su última lectura provisional, en 49,1 puntos, frente a los 48,3 de marzo. Un registro inferior a 50 puntos en este parámetro se debe interpretar como contractivo.

La fragilidad industrial no solo se está poniendo de manifiesto en Asia. El PMI manufacturero alemán ha retrocedido en abril hasta 46,3 puntos, frente a los 49 previstos, por debajo de los 48,4 puntos de marzo. Se trata de la mayor contracción desde julio de 2009. El componente de servicios, por el contrario, subió hasta 52,6 puntos en abril, frente a los 52,1 de marzo. Se esperaba un nivel de 52,3 puntos. El PMI conjunto cae hasta 50,9 puntos desde los 51,6 de marzo.

En Francia, el PMI manufacturero ha subido hasta 47,3 puntos desde 46,7 en marzo, en línea con lo esperado. Los servicios, sin embargo, caen hasta 46,4 puntos, desde 50,1 en marzo. El dato conjunto cede hasta 46,8 puntos (48,7 puntos en marzo), el nivel más bajo en seis meses.

Para el conjunto de la zona euro, el índice PMI compuesto (industria y servicios) cayó más de lo esperado en abril, hasta 47,4 puntos (49,1 en marzo), su nivel más bajo en cinco meses. Se esperaba un aumento de este registro hasta 49,3 puntos, según estimaciones de Bloomberg.

"Las fuerzas contractivas en el el sur de Europa son demasiado fuertes y la tracción de Alemania demasiado débil para devolver este indicador a territorio de crecimiento", ha señalado a la citada agencia Martin van Vliet, economista de ING en Amsterdam.