Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España pone en duda la previsión de ingresos y gastos de Rajoy

Fernández Ordóñez ve "riesgos a la baja" en los cálculos de ingresos del Ejecutivo

Insta a subir el IVA si se detecta una desviación en los objetivos de déficit público

Suprime el margen para recortar más la inversión y cree que habría que tocar el gasto social

El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordoñez.
El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordoñez. EFE

El gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez, ha advertido hoy de que la previsión de ingresos incluida en los Presupuestos del Estado para 2012 “está sujeta a riesgos a la baja”, lo que significa que hay altas posibilidades de que no se cumplan. Con ello, se pondría en duda la consecución del objetivo de reducción del déficit, una meta que en su opinión es irrenunciable. Por tanto, para garantizar la consolidación fiscal, aboga por poner sobre la mesa “todos los instrumentos disponibles, incluidos los tributarios”, esto es, la subida del IVA a la que, hoy por hoy, se resiste el Gobierno.

El gobernador, que acaba el mandato en julio, ha empezado su intervención en el Congreso dando por hecho que la economía española ha entrado en recesión en este arranque de 2012 tras retroceder un 0,3% en el último trimestre de 2011. El Gobierno, ha añadido, prevé hacer frente a la caída en la recaudación que acompañará este deterioro con cambios en los impuestos. No obstante, "de acuerdo con la experiencia del año pasado —que cerró con un déficit del 8,51% frente al 6% esperado— resulta fundamental realizar una proyección prudente".Y no es el caso, ha añadido.

"La evolución proyectada para el conjunto de los ingresos en los Presupuestos está sujeta a riesgos a la baja". En primer lugar, ha explicado, porque tanto la recaudación esperada del Impuesto de Sociedades como la del resto de ingresos tributarios están condicionadas "por la efectividad de los numerosos cambios normativos aprobados", algo particularmente incierto en el caso de la amnistía fiscal. También, porque al centrar la recuperación en el sector exterior —exportaciones—, los incrementos de ingresos impositivos en el corto y medio plazo son muy moderados, sobre todo si el sector inmobiliario sigue en crisis como en España.

Esto, por el lado de los ingresos. Mientras, por el del gasto, el balance que hace el gobernador del Banco de España tampoco arroja mucho margen para el optimismo dada la magnitud del esfuerzo a realizar. Especialmente, según recuerda Ordóñez, porque no puede descartarse "una evolución más negativa" de las partidas de las prestaciones por desempleo ante un incremento del paro mayor de lo esperado. Junto a ello y tal y como han coincidido en señalar los expertos, el gasto en pensiones también podría ser superior a lo previsto.

Ante la proliferación de puntos de fricción en los que los Presupuestos podrían acabar encallando, Fernández Ordóñez insta a reaccionar rápidamente ante una eventual desviación de los objetivos de déficit público, que este año debería bajar al 5,3%. En este caso, sin embargo, advierte de que la única vía para lograrlo sería tocando los impuestos. "Dado que los márgenes de actuación sobre los gastos de capital se han reducido enormemente", lo que equivale a decir que de inversión ya no se puede sacar nada y que habría que empezar a bajar sueldos de funcionarios, recortar pensiones o reducir prestaciones de paro, solo queda una cosa: "introducir nuevas medidas tributarias, preferiblemente en el ámbito de la imposición indirecta". Esto es, subir el IVA.

De cara al futuro, además, indica que "no se puede descartar" que la subida de impuestos como el incremento del IRPF aprobado en diciembre con carácter temporal para los próximos dos años, tengan que ser sustituidos en su momento por medidas de carácter permanente.