La Bolsa española cierra su peor semana del año por las dudas sobre la crisis

El Ibex cierra la sesión con un descenso del 3,5% hasta su nivel más bajo en tres años Los inversores reanudan su acoso contra España y la prima de riesgo sube de los 420 puntos Los datos de financiación del BCE provocan una avalancha de ventas sobre el sector español

Un operador de Bolsa en Nueva York.
Un operador de Bolsa en Nueva York.Richard Drew (AP)

"Una prima de riesgo por encima de los 400 puntos es, obviamente, un problema", afirmó el miércoles el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien a continuación insistió en que persistir en el camino de las reformas y el recorte del déficit es la mejor manera de hacerle frente. Sin embargo, ante el recrudecimiento de la presión contra los valores señalados con la marca España, el problema amenaza con prolongarse durante algún tiempo en tanto en cuanto el mercado entiende que su solución debe venir, principalmente, también de Europa. Hoy, de nuevo, la prima de riesgo, que equivale al sobreprecio exigido a los bonos a 10 años del Tesoro frente a los alemanes, seguía por encima de la cota psicológica de los 400 puntos tras el amago de mejora de las dos últimas jornadas. De hecho, ha aumentado su ritmo de subida hasta superar los 420. Con ello, el problema se agranda. Y también la crisis, lo que también se ha dejado notar en la Bolsa española, que ha cerrado este viernes su peor semana de lo que va de año.

Al acabar la sesión en las Bolsas, el diferencial entre la deuda española y la alemana, que es el indicador que mejor refleja la confianza de los inversores en las finanzas de un país, se movía sobre los 425 puntos básicos cuando ayer cerró en 403. Ha llegado a tocar los 426. En el caso de Italia, el avance era algo inferior, con un alza de unos 5 puntos básicos, hasta los 377.

El detonador de las ventas, que han llevado la rentabilidad del bono español a 10 años de nuevo a rebasar el 6% puntualmente, ha sido la publicación de los datos de financiación de la banca española en el BCE, que han superado todos sus récords anteriores con más de 316.343 millones de euros a cierre de marzo. Fruto del incremento de las dudas, los seguros contra impago de España han aumentado hasta superar por primera vez en la era euro los 500 puntos básicos.

Más información
La dependencia de la banca española al BCE se triplica en un año
¿Cómo puede la banca de España e Italia acaparar el 135% del dinero del BCE?
Los ministros de la UE evalúan los desequilibrios españoles en junio

También ha sentado mal entre los inversores las palabras del consejero del BCE holandés, Klass Knot, que ha remado en sentido contrario a lo que hace apenas tres días dijo su homólogo francés. Este último advirtió el miércoles de que el instituto emisor, aunque hace cuatro semanas que no ha recurrido a su programa de compra de bonos, este mecanismo sigue listo para ser utilizado. El español José Manuel González Páramo también habló ayer en el mismo sentido. Incluso Berlín salió en respaldo del Gobierno de Mariano Rajoy al defender que los mercados no están reconociendo sus esfuerzos.

Sin embargo, Knot ha echado un jarro de agua fría sobre la posibilidad de volver a ver a la autoridad monetaria saliendo en ayuda de los los países del euro con problemas en los mercados de deuda. "Creo que estamos muy lejos de esa situación. Espero que no tengamos que volver a utilizarlo", ha añadido.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

En las Bolsas, el español Ibex 35 ha vuelto a ser el farolillo rojo de Europa con un descenso que en algunos momentos ha llegado a ser del 4% tras la apertura en rojo de Wall Street. Al cierre, el parqué madrileño se ha dejado un 3,56% y el lunes abrirá en 7.250 puntos. Para encontrar una cota inferior hay que retrotraerse a marzo de 2009, cuando el selectivo marcó su nivel más bajo desde que estalló la crisis financiera, de la que hace ya más de cuatro años. En lo que va de 2012 se ha dejado un 15,3%, lo que la convierte en la peor de Europa.

En el resto del Viejo Continente, solo Milán ha cedido también más de un 3%. Fráncfort y París se han dejado un 3,3% y un 3,4%, mientras Londres ha bajado un más moderado 1%. En el mercado de divisas, el euro ha dicho adiós a los 1,31 dólares.

Los números rojos también se han trasladado al otro lado del Atlántico. Wall Street también ha vivido la peor semana del año. Su índice Dow Jones ha cerrado la jornada con una caída del 1,05%, hasta los 12.849,59 enteros. En el conjunto de la semana se deja el 1,61%. El tecnológico Nasdaq, por su parte, se ha dejado este viernes el 1,51%.

En el caso de la renta variable, la mala noticia del día ha venido desde China, donde se ha dado a conocer el dato de crecimiento del primer trimestre, que al final ha sido de un avance más moderado del 8,1%. Con ello, se echaban por tierra los rumores que ayer por la tarde animaron algo los parqués y que apuntaban a que la cifra estaría por encima.

Todos los grandes valores han bajado con fuerza. BBVA, el 3,12%; Banco Santander, que hoy ha repartido dividendo, el 2,99%; Telefónica, el 2,97%; Iberdrola, el 2,82%, y Repsol, atenazada por el conflicto con Argentina sobre su filial YPF, el 2,73%.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS