El aumento de las dudas sobre la crisis del euro pasa factura al Tesoro español

España cierra la primera subasta tras los Presupuestos en el mínimo con 2.590 millones Los intereses suben y la demanda se resiente al disiparse el impacto de la liquidez del BCE Economía opta por no forzar la máquina ya que tiene cubiertos los próximos pagos

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.Paco Campos (EFE)

El Tesoro Público se ha quedado hoy en el objetivo más bajo previsto para su primera subasta de bonos tras la presentación de los Presupuestos para 2012, una operación que ha estado condicionada por el recrudecimiento de la crisis de deuda del euro y que ha tenido lugar cuando España se ha convertido en el centro de todas las dudas. Ante este panorama de mayor incertidumbre, el instituto emisor se ha visto obligado a subir los intereses con vistas a superar los recelos de los inversores, aunque no de forma dramática. También se ha resentido la demanda, por lo que ha optado por no forzar la máquina ya que tiene suficiente dinero en caja como para hacer frente a los próximos pagos. De hecho, con la de hoy ya ha cubierto el 47% de todas las emisiones previstas en deuda a largo plazo para 2012.

En total, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha colocado 2.590 millones en títulos a tres, cuatro y ocho años frente al tope de 3.500 millones que se ha había fijado para la operación. Por tipo de bonos, el Tesoro ha vendido 1.127 millones de los títulos con cupón del 4,4% con vencimiento a 31 de enero de 2015 a un tipo de interés medio del 2,890%, por encima del 2,44% que le bastó con ofrecer en marzo.

A continuación, ha emitido 973 millones en bonos con cupón del 4,25% y vencimiento a 31 de octubre de 2016 con una rentabilidad del 4,319%, casi un punto porcentual más que en la última operación del mismo tipo realizada hace un mes. Por último, el Tesoro ha colocado 489 millones en obligaciones con cupón del 4,85% y vencimiento a 31 de octubre de 2020. En este caso, el tipo medio ha pasado del 5,156% al 5,338%.

El instuto emisor ya ha realizado el 47% de todas las emisiones a largo plazo de 2012

En cuanto a la demanda, se constata el agotamiento de los efectos beneficiosos que ha tenido en el mercado a lo largo de los meses precedentes la inyección extraordinaria de liquidez del Banco Central Europeo sobre la banca, a la que ha regado con un billón de euros de dinero barato a un interés del 1% y tres años de plazo. Así, si hace un mes los inversores llegaron a solicitar cinco veces más de bonos a este mismo plazo que los que emitía el Tesoro, ahora han pujado por 2,4 veces más, lo que en cualquier caso sigue siendo una ratio de cobertura alta.

La demanda sobre las otras dos referencias subastadas también ha duplicado la oferta, llegando a triplicarla a ocho años, pero el Tesoro ha optado por no emitir tanto papel a este plazo ya que la operación se hubiera cerrado con un mayor ascenso de las rentabilidad dado que primero se adjudican los bonos a quienes ofrecen un precio más competitivo.

La prudencia en el volumen de emisión, además, no afecta a la holgada situación de caja del organismo. Según explican desde fuentes de Economía, el Tesoro ha cerrado la subasta en el mínimo previsto porque, en apenas un trimestre, ya ha realizado el 47% de todas las emisiones previstas en deuda a largo plazo para este año (86.000 millones de euros), lo que permite mantener este perfil bajo hasta que la situación se vuelva a estabilizar.

Teniendo en cuenta también las letras, con lo vendido hoy, el Tesoro ha colocado un total de 64.200 millones en lo que va de año, un tercio de la emisión bruta para este ejercicio.

Estos fondos son más que suficientes para no forzar la máquina ahora que se han reavivado las presiones en los mercados de deuda, algo que deja en evidencia el ascenso de la prima de riesgo a niveles del pasado noviembre —cuando todavía no se habían registrado los efectos analgésicos de la inyección del BCE—, lo que presiona al alza los costes de financiación. Este trimestre España afronta unos vencimientos de 60.000 millones, aproximadamente, y la mitad de ellos se concentran en abril.

Las dudas del mercado surgen por la combinación de un prespuesto muy restrictivo con las previsiones de una economía en recesión, un paro desmesurado y varias dificultades para recuperar la senda del crecimiento, según recuerdan los analistas. De momento, según recuerdan desde Economía, el coste medio de la deuda emitida a 31 de marzo de 2011 era del 3%, frente al 3,90% del pasado diciembre.

Sobre la firma

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción