Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia afirmará ante el Banco de España que puede seguir en solitario

La venta de activos y las preferentes permitirán mantener a flote al grupo presidido por Rodrigo Rato

Para muchos expertos, incluidos algunos altos cargos del Gobierno, el éxito o el fracaso de la reforma financiera dependerá de lo que ocurra con Bankia y su matriz, el Banco Financiero y de Ahorro (BFA). Las altas exigencias de capital y provisiones para cubrir el riesgo inmobiliario que pide el real decreto han levantado dudas sobre la capacidad de la entidad presidida por Rodrigo Rato para seguir en solitario, ya que tiene fuertes inversiones en ladrillo.

Por su tamaño (casi 300.000 millones en activos), el grupo Bankia es sistémico por lo que es clave para todos que sea una entidad solvente. Mañana acaba el plazo para presentar los planes de todas las entidades financieras para conseguir el capital y las provisiones de los 52.000 millones exigidos. La mayoría han hecho público sus fórmulas para aprobar el examen.

BFA y Bankia presentará un plan según el cual pueden seguir en solitario sin ninguna fusión porque conseguirán los 4.000 millones netos de impuestos que le exige la normativa por cinco vías.

La primera es la venta de activos, como la participación del 10,4% de Mapfre América, la de Bolsas y Mercados, etcétera, con lo que han ingresado unos 800 millones. Con la venta de carteras de préstamos y la caída del crédito, reducirá las necesidades de capital. Además, los canjes y recompras de deuda subordinada y las famosas participaciones preferentes, elevarán sus ratios de capital. En cuarto lugar, subirán los ingresos financieros (y los beneficios) gracias a la colocación en deuda de los préstamos recibidos del BCE. Por último, la entidad declaró contar con 1.100 millones en provisiones genéricas.

La matriz, el grupo BFA, ha cerrado 2011 con unos beneficios de 40 millones

Según anuncios parciales de la caja, entre enero y febrero ha ingresado 1.304 millones. El capital de máxima calidad, core capital, estaría situado en el 10,5%. Con estos datos, Bankia espera convencer al Banco de España y al Ministerio de Economía (este último un hueso más duro de roer) de su capacidad para ser solvente sin fusiones.

Por otro lado, las cuentas anuales de BFA se han cerrado con un ligero saldo positivo (alrededor de 40 millones) después de cargar contra patrimonio unos 4.000 millones de activos inmobiliarios procedentes, en su mayoría, de la fusión con Bancaja. La CNMV admitió este cargo tras pedir una valoración independiente sobre los activos cuestionados.

Otra entidad que no ha desvelado sus planes es Liberbank, capitaneado por Cajastur. La caja, que deberá aportar algo menos de 500 millones entre capital y provisiones, negocia con varias entidades, como la caja pública portuguesa Caixa Geral. Según fuentes financieras, la entidad puede lograr las exigencias con la venta de activos, reducción de carteras de créditos y generación de beneficios. Ahora la pelota está en el tejado del Banco de España, que está exigente, y del Ministerio de Economía, que se juega su prestigio con el cierre exitoso de la reforma.