Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca cree que la reestructuración está “inacabada y sin rumbo preciso”

El beneficio de los bancos cae un 41% en 2011 por las exigencias de saneamiento

Las entidades registran pérdidas de 2.000 millones en el cuatro trimestre por primera vez

El presidente de la AEB advierte de que la banca "no está a salvo"

El presidente de la AEB, Miguel Martín, durante la rueda de prensa.
El presidente de la AEB, Miguel Martín, durante la rueda de prensa. EFE

Las aguas están revueltas entre los bancos y el Gobierno. Las entidades creen que se ha ayudado demasiado a las cajas con problemas para que sigan vivas. Así, no se han integrado y siguen compitiendo con los bancos sanos, haciéndoles daño. Además, ha surgido el debate sobre quién tiene que pagar la reestructuración pendiente de las entidades débiles. Cuando se habla de dinero, siempre se tensan las discusiones.

 Con estos encontronazos de fondo, el presidente de la patronal bancaria, Miguel Martín, entró en el debate. “La reestructuración está inacabada y sin rumbo preciso o definido”, afirmó durante la presentación de los resultados anuales. Se quejó de que no se han hecho bien las intervenciones en entidades débiles e insinuó que se habían dado “ventajas competitivas a algunas” con las ayudas públicas “lo que debilita al sistema”.

Criticó la enorme cantidad de leyes redactadas por los Gobiernos y resaltó que el decreto de 2011 que pedía más capital “ha fracasado, como lo demuestra la venta de Banca Cívica a La Caixa. Por cierto, me hace feliz que una caja se convierta en el primer banco de España, aunque creo que es el segundo”, dijo.

“No hay un tratamiento equitativo a nivel nacional e internacional”, añadió en sus reclamaciones y cerró su análisis diciendo: “Existe falta de credibilidad: la fragilidad bancaria persistirá mientras solo se ataquen los efectos y no las causas”.

Pese a estas quejas, repitió ayer varias veces que “la banca colaborará con el Gobierno en la reestructuración financiera. Es más, deberíamos tener una medalla al colaborador necesario”, añadió con sorna.

Martín: "La huelga general nos acerca a Grecia"

Martín conminó al Gobierno a que aclare de dónde deben salir los recursos para costear los rescates de entidades intervenidas, del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que se nutre de las aportaciones de las entidades, o del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), con recursos públicos. “Las autoridades deben de una vez decirnos cuál es su pensamiento, porque el FROB se creó para esa finalidad específica”, dijo. Respecto a si solo lo puede pagar el FGD o el Estado, el presidente de la AEB dijo que “también hay otras posibilidades”, aunque no la especificó.

Estas tensiones se han incrementado porque las cuentas de resultados van mal. La banca española ganó el año pasado un 41% menos, hasta los 8.295 millones, afectada por la crisis económica, los saneamientos que ha tenido que realizar (27.500 millones, un 20% más) y los fuertes gastos que soporta (un 8,6% más), según la Asociación Bancaria Española (AEB).

Los beneficios se consiguieron pese a que las entidades registraron pérdidas de más de 2.000 millones en el cuarto trimestre de 2011. “Es la primera vez que ocurre”, afirmó Martín. Recordó que la banca está perdiendo la rentabilidad, “lo que demuestra que está asumiendo el coste de la crisis, que no están a salvo y que están pagando la situación”, dijo el presidente de la AEB.

Siete bancos acabaron el 2011 en pérdidas, con un total de 1.257 millones, cinco veces más que los números rojos del año anterior, sobre todo por el Banco de Valencia, filial de Bankia. Se trata de Barclays, Banco de Valencia, Citibank España, Lloyds Bank International, EBN Banco de Negocios, BNP Paribas España y Banco Pichincha de Ecuador.

El crédito del sector a los residentes en España cayó en 143.681 millones, aunque aumentó en 131.089 millones el de las Administraciones Públicas. “Se está produciendo una absorción de los recursos a la Administración. Desde que existe la banca, el crédito va detrás del crecimiento de la economía, no al revés”, advirtió.

Respecto a la huelga general de mañana contra la reforma laboral, dijo que era innecesaria. “La huelga nos acerca a Grecia y nos aleja de Alemania”. Respecto a los austeros Presupuestos que prepara el Gobierno comentó que son “inevitables. Si no los hacemos no podremos pedir que nos salve la UE”.

 

 

 

Más información