Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multan con 10 millones al banco de Isabel II por no prevenir el blanqueo de dinero

La entidad Coutts & Co es propiedad del Royal Bank of Scotland

La reina Isabel II, en Salford.
La reina Isabel II, en Salford. EFE

Coutts & Co, el banco privado que utiliza la reina Isabel II, fue multado hoy con 8,75 millones de libras (10,4 millones de euros) por el regulador bancario del Reino Unido por no haber adoptado medidas para prevenir el blanqueo de dinero. Según ha indicado la Financial Services Authority (FSA, en inglés), la entidad sancionada, propiedad del Royal Bank of Scotland (RBS), no tomó precauciones para evitar ese tipo de operaciones con clientes considerados de alto riesgo.

La FSA afirma que, de manera rutinaria, Coutts & Co no recabó información crucial sobre clientes "políticamente expuestos" ni sobre el origen de sus fondos, y no supervisó de forma adecuada sus transacciones. Según el regulador bancario, esas supuestas violaciones de la legislación británica se cometieron desde 2007 hasta 2010, cuando fueron descubiertas, lo que le ha valido la mayor multa decidida por la FSA en relación con lavado de dinero.

Tracey McDermott, responsable de la división de la FSA que investiga posibles infracciones financieras, tildó los fallos cometidos por el banco Coutts de "significativos, extendidos e inaceptables". "Su comportamiento ha estado muy por debajo de los estándares que esperamos, y la magnitud de la sanción económica demuestra cómo vemos esos fallos", apuntó McDermott en un comunicado.

Por su parte, el consejero delegado de la división de patrimonio del RBS, Rory Tapner, dijo que el Royal Bank of Scotland (entidad controlada por el Estado) se siente "decepconado porque el Coutts & Co no haya cumplido con los estándares de la FSA a la hora de establecer y mantener controles efectivos con relación a clientes de alto riesgo".

El Coutts & Co, cuya reputación como entidad privada conservadora y tradicional se ha visto dañada desde la crisis financiera, indicó que no ha hallado ninguna evidencia de que se hayan realizado operaciones de blanqueo de dinero.