Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peligra el asiento de España en el Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo

Francia puede apoyar al candidato de Luxemburgo en detrimento de Antonio Sáinz de Vicuña

El actual responsable del departamento jurídico del BCE, Antonio Sáinz de Vicuña, en una imagen de archivo.
El actual responsable del departamento jurídico del BCE, Antonio Sáinz de Vicuña, en una imagen de archivo. EFE

El español José Manuel González-Páramo abandonará su puesto como miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo el próximo 31 de mayo, después de ocho años en el organismo. Para evitar perder este puesto clave, el Gobierno español propuso al número uno del servicio jurídico del BCE, Antonio Sáinz de Vicuña (Barcelona, 1948) como su sustituto. Pero las posibilidades de España, que compite por el puesto con Luxemburgo y Eslovenia, se difuminan.

La agencia Reuters ha publicado esta semana que Francia podría dar su apoyo al candidato de Luxemburgo, Yves Mersch, con vistas a mantener una mayoría de países con calificación crediticia de AAA, una especie de matrícula de honor de la deuda. De esta forma, rompería el compromiso que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, adquirió con su homólogo español, Mariano Rajoy, el pasado mes de enero. El mandatario galo había dicho entonces que apoyaba "con todas sus fuerzas" a España para que mantuviera el puesto. El tercero en discordia es el esloveno Mitja Gaspari, aunque la probabilidad de que aterrice en el Comité Ejecutivo es mínima.

Creo que es necesario que los países con triple A estén representados para que haya equilibrio

Jan Kees de Jager, ministro de Finanzas de Holanda

La decisión ya podría tomarse el próximo lunes en la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro, aunque deba ser aprobada por los jefes de Gobierno posteriormente.

El ministro de Finanzas holandés, Jan Kees de Jager, ha asegurado hoy que es importante que estén representados en el Banco Central Europeo países con la triple A, como es el caso de Luxemburgo. "Creo es necesario que estén suficientemente representados los países con triple A para que haya equilibrio; juega un papel determinante" ha señalado.

Los cuatro grandes países de la eurozona, es decir, Alemania, Francia, España e Italia, tienen asegurado un puesto en el BCE, según una norma no escrita. Aun así, la crisis que atraviesa España y su rebaja de calificación por parte de las agencias crediticias (S&P redujo la nota hasta una A el pasado mes de enero) hace tambalear su puesto en la ejecutiva del banco europeo.