Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dinero de la banca en el BCE vuelve a marcar otro récord con 820.819 millones

Draghi trata de quitar hierro al dato como indicador para evaluar el éxito de las subastas

El presidente del BCE, Mario Draghi.
El presidente del BCE, Mario Draghi. AFP

La política de la banca de dejar a resguardo del Banco Central Europeo su liquidez, que está en niveles muy altos tras el diluvio de dinero barato con el que la institución emisora ha regado al sector, vuelve a marcar otro récord por segunda jornada consecutiva. Según ha informado hoy el organismo dirigido por Mario Draghi, las entidades de la eurozona depositaron el viernes en sus arcas 820.819 millones de euros, unos 44.000 millones más que el jueves, cuando registró su anterior máximo desde la creación del BCE en 1999.

Aunque Draghi resta validez al volumen de dinero que los bancos dejan en el BCE a un día como medio para evaluar si las inyecciones de liquidez están ayudando a reactivar el crédito, lo cierto es que el repunte en la llamada facilidad de depósito del instituto emisor ha tenido lugar apenas dos días después de la última de las dos subastas extraordinaria. En ella, la autoridad monetaria repartió 529.531 millones entre 800 bancos de la eurozona, más que los 489.000 millones de la realizada en diciembre.

El BCE remunera estos fondos con un exiguo interés del 0,25%, por debajo de lo que le cuesta a las entidades devolver el dinero solicitado en la subasta a tres años y cuyo interés se sitúa en el 1%. Ante esta disparidad de rentabilidades, la predisposición de la banca a recurrir a la seguridad del instituto emisor pone en evidencia que la desconfianza sigue presente en el mercado financiero y que las entidades siguen sin prestarse unas de otras ante las dudas derivadas de la crisis de deuda y el deterioro económico.

A la espera de que el billón de euros que el BCE tenga algún impacto en la financiación a empresas y familias, los expertos y el propio Draghi admiten que la banca esperar pagar buena parte de sus vencimientos mayoristas, que corresponde a la deuda previa a las subastas que tienen pendiente de devolver a la institución.