Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE defiende desligar a la banca del riesgo soberano

González-Páramo afirma que la demanda de crédito es débil en España

El consejero rechaza los eurobonos como solución a corto plazo de la crisis de deuda del euro

González-Páramo y, en segundo plano, Javier Moreno.
González-Páramo y, en segundo plano, Javier Moreno.

La crisis de la deuda europea ha clasificado a los bancos en dos grupos: los que pertenecen a países malos, cuyas primas de riesgo están por las nubes, y a países buenos. Según estén en un grupo o en otro, e independientemente del estado de salud de sus cuentas, pueden acceder al crédito a un determinado coste, lo que ha impedido a muchas entidades acudir a los mercados para financiarse. Este es el diagnóstico que hizo ayer José Manuel González-Páramo, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, (BCE) sobre la situación de los mercados financieros. Conseguir que la banca se desligue del riesgo soberano de los países es, en su opinión, clave para superar la crisis.

El elevado coste que tiene financiarse en los mercados es una de las principales quejas de la banca española, que ha reconocido cómo se ha visto perjudicada por pertenecer a un país con una elevada prima de riesgo. El BCE ha puesto en marcha algunas medidas para intentar desligar a la banca del riesgo soberano, como la llamada barra libre de liquidez que en poco más de tres meses ha puesto en circulación un billón de euros. Pero el consejero del BCE advirtió que estas medidas son “excepcionales” y, si se prolongan más allá de lo necesario, pueden resultar “perjudiciales”.

“El lugar natural de intermediación financiera [de los bancos] son los mercados”, dijo el consejero durante su intervención en el Encuentro Financiero Internacional, organizado por Bankia y EL PAÍS en Madrid. Pero para conseguir que la situación se normalice, el consejero del BCE defendió todas las medidas puestas en marcha por el instituto emisor en los últimos meses. En especial, destacó la importancia de las dos operaciones de financiación bancaria (LTRO, en inglés), bautizadas como barra libre de liquidez, a tres años y a solo el 1%.

“Por primera vez desde mayo, junio pasado, los bancos están emitiendo cédulas y bonos senior en el mercado”, afirmó González Páramo, que está previsto que abandone el BCE en mayo y suena como uno de los principales candidatos para sustituir al frente del Banco de España a Miguel Ángel Fernández Ordóñez, cuyo mandato vence a comienzos de verano.

Créditos

Existen indicios que apuntan a que los bancos están destinando a las empresas y los consumidores parte del dinero que les ha prestado el BCE al 1%, un elemento clave para reactivar la economía. “No hay dudas de que las dos rondas del LTRO han contribuido de forma importante a estabilizar los mercados financieros”, añadió. “Es temprano para juzgar el impacto, pero la evidencia es que está utilizando para prestar más”, dijo. En el caso de España, matizó que la demanda de crédito es “débil” y el nivel de endeudamiento de muchas empresas “excesivo”. “Habrá crédito en los sitios en los que haya demanda”, aseguró.

Sobre la propuesta de algunos países del euro, como Francia, de crear eurobonos, el consejero del BCE se mostró contrario: “Los eurobonos son un instrumento similar a la deuda pública de una federación y tienen sentido para las áreas que son similares a una federación, por lo tanto, en el corto plazo no son una solución para la crisis”.