El Banco de España avisa del riesgo de más despidos a corto plazo por la reforma

El supervisor respalda el decreto del Gobierno porque "creará empleo" a medio plazo Reclama medidas más ambiciosas en políticas activas y critica el uso de bonificaciones Estima que el descuelgue puede bajar cuatro puntos porcentuales la tasa de paro a largo plazo

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el pasado mes de enero
Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el pasado mes de eneroCristóbal Manuel

La reforma laboral es del gusto del Banco de España. Ya lo dejó entrever el gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en su primer discurso tras los drásticos cambios aprobados por el Gobierno. Y ahora lo confirma el análisis divulgado en el boletín económico de la entidad. “Incluye modificaciones de amplio alcance que mejoran aspectos clave del funcionamiento del mercado laboral en España”, concluye. El elogio, eso sí, va envuelto en un aviso: “en el horizonte más inmediato”, el abaratamiento del despido con otra recesión en marcha “podría producir alguna reducción adicional del nivel de empleo”. Un riesgo que se materializará si las empresas “no aprovechan con intensidad las medidas de flexibilidad interna aprobadas”.

La reforma atiende algunas de las exigencias más reiteradas por el Banco de España en los últimos años, así que su beneplácito no es ninguna sorpresa. Siempre que ha tenido ocasión, Fernández Ordóñez ha relacionado el enorme aumento del desempleo en esta crisis con una legislación que obstaculizaba la negociación en el ámbito de la empresa de otras alternativas al despido, como la reducción salarial y acortar la jornada. Y el supervisor también solía achacar a la elevada indemnización por despido el excesivo peso de la contratación temporal. Ahora, “los cambios introducidos” favorecen “una reasignación más eficiente de los recursos, con un ajuste más equilibrado entre salarios y empleo”, aprecia la entidad.

La entidad cree que los cambios  permiten un "ajuste más equilibrado entre salarios y empleo"

El decreto ley aprobado por el PP facilita el uso del despido procedente (y por tanto, de la indemnización de 20 días por año trabajado, la más baja en los contratos indefinidos) y el descuelgue de lo que fijen los convenios para salarios y otras condiciones laborales en momentos de crisis. El organismo supervisor del sector financiero sostiene que este tipo de iniciativas “favorecerán la creación de empleo”.

Más aún, el boletín de enero recoge un estudio en el que los expertos del Banco de España concluyen que una regulación favorable a descentralizar la negociación colectiva para priorizar el ámbito de decisión empresa a empresa “podría reducir la tasa de paro a largo plazo de una economía en unos cuatro puntos porcentuales”. El estudio, se matiza, no ha entrado a analizar como se regula de forma concreta la supremacía de los convenios de empresa y los descuelgues salariales en esta reforma, pero a grandes rasgos los cambios introducidos están en línea con los supuestos teóricos desarrollados.

No todo es complacencia con la reforma. El Banco de España cree necesarias “medidas más ambiciosas en materia de políticas activas, que incluyan una exhaustiva evaluación de los programas en vigor” y “actuaciones alternativas a los incentivos a la contratación aprobados”. Como ya han reiterado otros expertos, el supervisor sostiene “las bonificaciones muestran una efectividad muy reducida sobre la creación de empleo”

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS