Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia endurece los recortes para obtener los fondos del segundo rescate

El Gobierno dice que accede a imponer medidas para ahorrar 325 millones

Aumentan las dudas sobre si los 130.000 millones de la ayuda serán suficientes

Los empleados de un organismo público de vivienda social protestan contra su cierre.
Los empleados de un organismo público de vivienda social protestan contra su cierre. AFP

Atenas anunció este jueves que ya ha completado el plan para recortar los 325 millones adicionales de gasto que le exigían desde Bruselas y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para desbloquear el segundo rescate financiero y evitar la bancarrota. Grecia salvaría así el que teóricamente era el último escollo para lograr las ayudas internacionales, supeditadas a un amplio programa de austeridad para poner en orden las cuentas públicas, pero el Gobierno heleno debe presentarse el lunes ante sus socios del euro y convencerles de que el plan es sólido en un momento de gran acritud dialéctica entre Grecia y Berlín.

El país heleno debía comprometerse a un programa adicional de recortes por valor de 3.300 millones para este año, pero la negativa del Ejecutivo a reducir de nuevo las pensiones supuso ese desacuerdo de 325 millones con la troika (los inspectores de la UE, el FMI y el Banco Central Europeo). El portavoz del Ejecutivo, Pantelis Kapsis, confió en que ahora la cumbre de los ministros de economía de la zona euro, el Eurogrupo, "dé luz verde" al plan, pero eso ya se esperaba el pasado miércoles y decidieron aplazar la decisión al lunes en busca de más garantías. Aunque Atenas no concretó nada, distintas fuentes señalaron que las pensiones sí se tocarían. Los nuevos recursos se obtendrán en Defensa, por valor de 100 millones, y por el adelanto de algunos recortes de sueldos de trabajadores públicos, que verán sus nóminas reducidas ya este año, de donde se esperan 90 millones. Los 135 millones restantes se ahorrarán en Interior, Salud y Trabajo, donde se incluye la controvertida rebaja de las pensiones, según Reuters.

El portal de información económica Capital detalló que finalmente se extraerán 75 millones de euros de las jubilaciones, mientras que el periódico Kathimerini hablaba de un recorte del 10% al 20% en los llamados "salarios especiales" como médicos o jueces.

El plan para Grecia incluye una quita del 50% de la deuda pública en manos de bancos y fondos, que suma hasta 206.000 millones. Ayer también trascendió que el BCE, principal acreedor individual de Grecia con alrededor de 40.000 millones, se está protegiendo de pérdidas en esta reestructuración, según fuentes de funcionarios europeos citadas por Bloomberg.

En concreto, según estas fuentes, el órgano dirigido por Mario Draghi está canjeando sus títulos en deuda helena por otros de igual valor y estructura, pero con la diferencia de que quedarían exentos de las llamadas cláusulas de acción colectiva. Estas cláusulas implican que, si una mayoría de los acreedores privados –dos tercios o tres cuartos, por ejemplo- aceptan esta quita de la deuda, el resto se vería obligado a hacerlo. Así que esto significa que el BCE no se verá forzado a las pérdidas si Grecia impone esas pérdidas involuntarias en el futuro.

¿El rescate será suficiente?, se preguntan analistas, políticos y la mayor parte de griegos

Atenas y la banca había solicitado que el BCE también participara en esta parte privada del salvamento y el órgano, aunque rehúsa las pérdidas, había deslizado la posibilidad de destinar la rentabilidad obtenida por los bonos a los bancos centrales.

Esta operación allana el camino a la parte privada del rescate, que podría completarse el lunes.

El 20 de marzo es una fecha clave para Grecia, por debe pagar un préstamos de 14.500 millones. El rescate tarde en llegar y además hay más gente que pone en duda que el plan, que en principio sumaba 130.000 millones, sea suficiente para que Grecia embride su deuda. El país tiene una deuda pública por encima del 160% con relación a su producto interior bruto (PIB), y debe reducirlo hasta un 120% en 2020, el nivel que se considera manejable. Hace tiempo que fuentes europeas calculan que el rescate, finalmente, podría llegar a 145.000 millones y el ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, lo explicitó la semana pasada, dijo que los créditos podrían elevarse en 15.000 millones hasta 2015. Además, un informe entregado a los ministros de Economía del euro mostraba que la deuda caería hasta el 129% del PIB, según informó ayer una fuente oficial a AFP.

No puedo aceptar que el señor Wolfgang Schäuble se dedique a insultar a mi país”

Papoulias, 82 años

Esta crisis griega hace mucho que trascendió de lo económico, es política, emocional, lo transmite la clase dirigente. El propio presidente de la República, Karolos Popoulias, sacó pechó el miércoles y arremetió contra el ministro de Finanzas alemán, Wolgang Schäuble, que había tildado el problema griego de "pozo sin fondo". "No puedo aceptar que el señor Schäuble insulte a mi país", espetó Papoulias, de 82 años, un veterano resistente a la ocupación nazi durante la II Guerra Mundial "¿Quién es Schauble para insultar a Grecia? ¿Quiénes son los alemanes? ¿Quiénes son los finlandeses?", se preguntó en respuesta a los dos países que más presionan al país heleno.