Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma tendrá un coste de 4.000 millones para el BBVA

La entidad dotará provisiones por 2.800 millones este ejercicio

Cubrirá el importe de capital exigido, 1.200 millones, con excedentes

El Real Decreto de saneamiento del sistema financiero aprobado el pasado viernes tendrá un coste de 4.000 millones de euros para el BBVA. Según ha desglosado esta mañana el director financiero de la entidad, Manuel González Cid, la normativa exigirá la dotación de provisiones adicionales por un importe de 2.800 millones de euros (en términos brutos) con cargo a los resultados de este ejercicio. De ese importe, 2.200 millones corregirán la valoración de activos inmobiliarios problemáticos específicos y 600 millones aumentarán la partida de provisiones genéricas (equivalentes al 7% del saldo vivo de financiación inmobiliaria calificado como " riesgo normal" a 31 de diciembre de 2012).

Según el director financiero del BBVA, el efecto neto final de las dotaciones adicionales en la cuenta de resultados de 2012 se verá reducido hasta 1.360 millones de euros. Ese importe resulta de deducir a las mismas un efecto fiscal 840 millones de euros. Además, se liberarán provisiones genéricas por un importe neto de impuestos de 320 millones de euros (460 millones brutos menos un efecto fiscal de 140 millones). De todo lo anterior resulta una dotación neta de 1.640 millones sobre las cifras de 31 de diciembre de 2011.

A ello hay que añadir los apuntes que el banco prevé realizar con cargo a 2012: nuevas dotaciones por importe de 300 millones de euros, a los que la entidad resta los 700 millones previstos en el presupuesto antes de conocerse los detalles de la normativa, con una carga tributaria a pagar de 120 millones. Añadiendo esta evolución, González Cid ha llegado a la citada cifra de 1.360 millones de euros.

En cuanto a la exigencia de capital principal que impone la normativa a las entidades bancarias españolas, en el caso del BBVA 1.200 millones de euros, esta cifra quedará cubierta a finales del ejercicio, según la presentación realizada por González Cid esta mañana, de forma "orgánica", sin necesidad de tomar medidas concretas para ello, puesto que no altera las previsiones que la entidad había elaborado para cumplir con el requisito de capital, más exigente, de la Autoridad Bancaria Europa (EBA, por sus siglas en inglés).

A 30 de junio, BBVA, como otros grandes bancos europeos, deberá haber acumulado un ratio de capital Core Tier 1 del del 9% como amortiguador (buffer, en inglés) del riesgo de la deuda soberana. Según las estimaciones presentadas, el BBVA cumplirá las exigencias de la EBA a finales de junio con un exceso de capital de 100 millones euros, en caso de que se absorbe el impacto previsto en la cuenta de pérdidas y ganancias en el primer semestre de 2012, o bien de 800 millones de euros de más si el efecto se reparte a lo largo de los tres últimos trimestres del año.