Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

50.000 millones, una cifra mágica que no termina de cuadrar

Los datos presentados por Economía apuntan a un saneamiento de 58.000 millones

Las cifras reales se desconocen, porque dependen del cierre de 2011

¿De cuánto será el saneamiento inmobiliario de la banca española? La respuesta es aparentemente simple, porque la ha dicho el ministro de Economía, Luis de Guindos: 50.000 millones. Pero los datos que el propio ministro ha presentado contradicen esa cifra, porque apuntan a los 58.000 millones. Y la realidad no será ni una ni otra, porque los cálculos están basados en cifras tanto de riesgo como de cobertura de 30 de junio pasado y las provisiones dependerán de la situación a cierre de 2011. En estos tiempos que corren, una diferencia de hasta dos años y medio provoca que cualquier parecido con la realidad sea pura coincidencia. Ya ha dicho el ministro, a propósito de otra pregunta, que "en la vida, todo es dinámico".

Guindos ha señalado que se basó en cálculos del Banco de España para lanzar esa cifra de los 50.000 millones, que desveló en una entrevista al Financial Times. Pero las cifras que ha presentado hoy no cuadran con esa cantidad.

Según la propia presentación del Ministerio, hay activos potencialmente problemáticos (saldo vivo de crédito e inmuebles adjudicados) de 72.700 millones en suelo con una cobertura del 31%, equivalente a 22.500 millones. Para llegar al 80% harían falta 35.700 millones. En promociones en curso, hay 15.000 millones problemáticos con una cobertura del 27%, y harían falta otros 5.700 millones para llegar al 65% exigido. En tercer lugar, en las promociones terminadas y pisos, hay 64.600 millones en créditos y activos problemáticos con una cobertura del 25%, de modo que para alcanzar el 35% se necesitan 6.500 millones más. Aunque el ministro ha dicho que esas coberturas equivalen a unos 40.000 millones, en realidad la cifra que resulta de hacer las cuentas es de 47.900 millones.

A eso hay que sumar la provisión genérica del 7% del crédito no problemático al sector de promoción y construcción inmobiliaria. Esos activos no problemáticos, que actualmente no tienen provisiones, suman 148.000 millones, siempre con datos a junio de 2011. Una cobertura del 7% equivale a algo más de 10.300 millones, que sumados a los anteriores 47.900 dan en total 58.200 millones. En este caso, la cifra será sustancialmente inferior a los 10.000 millones que ha señalado De Guindos si se deja computar a las provisiones genéricas ya dotadas.

Los cálculos de Economía se basan en datos de junio de 2011, ya algo desfasados

Puede que ambos efectos (más coberturas nuevas para los activos problemáticos y menos provisiones genéricas para los activos aún sanos) se anulen parcialmente entre sí, de modo que aunque las cifras que ha facilitado De Guindos no cuadren, la realidad pueda situarse cerca de esos 50.000 millones. Pero también puede que se coloquen muy por encima o por debajo, dependiendo de cuál se tome como punto de partida.

Los cálculos del Ministerio se basan en datos de junio de 2011 y están ya algo desfasados.  Hay pocas entidades que hayan presentado sus cuentas detalladas de 2011, pero algunas de ellas ya han realizado fuertes provisiones o han reducido sus riesgos en el sector inmobiliario. Por contra, también hay algunas entidades que han visto cómo crecía su cartera de activos inmobiliarios o de créditos morosos del sector y se rebajaba la cobertura. Es posible que Economía cuente ya con datos más actualizados, entidad por entidad, que los agregados que hoy ha presentado y según los cuales la cobertura sea ya mayor que la que se deduce de la presentación de hoy. No está claro cuál de esos factores tendrá más fuerza,  teniendo en cuenta que estamos en plena recesión.

El ministro de Economía, Luis de Guindos ha preferido lanzar un mensaje directo, de cifras redondas que sumadas en teoría cuadran entre sí y ratifican los 50.000 millones que él adelantó al Financial Times, aunque aparentemente sean más una especie de cifra mágica que el resultado de un cálculo preciso.