Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernanke alerta de las consecuencias en Estados Unidos de escalada de la deuda

La frustante recuperación del empleo hace vulnerable a primera potencia frente a la crisis europea

El presidente de la Reserva Federal interviene ante el Congreso estadounidense

El presidente de la Fed, durante su comparecencia.
El presidente de la Fed, durante su comparecencia. REUTERS

Si las cuentas de la casa no se ponen en orden, las cosas irán muy mal, muy rápido. Ese fue el mensaje que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, acaba de lanzar al Congreso de EE UU, poniendo como ejemplo la evolución de la crisis de la deuda soberana en Europa. El ritmo de escalada de la degradación fiscal, reitera, es “insostenible” y tendrá “consecuencias enormes”.

No es la primera vez que Bernanke pide a los legisladores en el Capitolio que pongan la consolidación fiscal en lo más alto de sus prioridades. “Llevamos años alertando sobre esto. Como hemos visto en otros países, los tipos pueden subir rápido si los inversores pierden confianza”, remachó. El déficit debería reducirse conforme la economía vaya mejorando.

Pero el jefe de la autoridad monetaria señaló que incluso en un escenario de pleno empleo, el déficit será superior al 4% del PIB, lo que pone de relieve que hay un desajuste estructura. “Esto no se resuelve de la noche a la mañana”, insistió. Y con una deuda que equivale ya al 100% de la economía, eso ata de manos al Congreso a la hora de movilizar recursos en futuras crisis.

El mensaje fiscal de Bernanke es uno de los temas centrales de la campaña de cara a las presidenciales de noviembre. Y tanto demócratas como republicanos están de acuerdo en que es un problema que hay que resolver. Lo que difieren es en cómo hacerlo. El presidente de la Fed señala en todo caso que la austeridad debe aplicarse sin poner a riesgo la “frágil” recuperación.

“Se trata de encontrar el equilibrio correcto”, añadió. La perspectiva económica es incierta por las turbulencias generadas por Europa. Aún así, cree que 2012 se cerrará con un crecimiento mejor que el año pasado. De nuevo mostró su preocupación con la alta tasa de desempleo de larga duración. “Tenemos mucho camino por delante antes de que mercado laboral opere con normalidad”.

Bernanke volvió a sentirse “frustrado” con la manera con la que rinde la economía. Y habló de “depresión” en el sector inmobiliario, que el año pasado cerró su peor año en la serie histórica. Esta lenta recuperación hace que EE UU sea “vulnerable” a los choques, como una solución tardía de la crisis europea. Los tipos se quedarán excepcionalmente bajos hasta final de 2014