Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos cifra en 50.000 millones el saneamiento de los bancos

El ministro de Economía insiste en que no debe suponer una carga para el Tesoro.

El ministro de Economía, Luis de Guindos.
El ministro de Economía, Luis de Guindos.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dio ayer las primeras estimaciones del saneamiento adicional que, a juicio del Gobierno, necesitan los bancos y cajas españoles. Guindos cifró en cerca de 50.000 millones (algo más del 4% del producto interior bruto) las provisiones que las entidades deben realizar para acercar el valor contable de sus activos inmobiliarios al de mercado, aunque señaló que podrá absorberse en varios años.

Según datos del Banco de España, las entidades financieras españolas realizaron un saneamiento equivalente al 9% del producto interior bruto entre 2008 y 2010.

Guindos facilitó su estimación en una entrevista concedida al medio británico Financial Times, referencia para los inversores. "Tenemos un problema inmobiliario en España, pero es manejable. Esos 50.000 millones son en torno al 4% del PIB. Esto no es Irlanda. Es un orden de magnitud completamente distinto", declaró el ministro de Economía.

El ministro de Economía insistió, además, en que era vital que ese saneamiento se realizase sin suponer una carga para el Tesoro. El Gobierno de Mariano Rajoy parece haber descartado la idea de crear un banco malo con financiación estatal que agrupe los activos tóxicos del ladrillo. En su lugar, el Gobierno y el Banco de España optarán por exigir a las entidades el saneamiento de sus balances y promover una nueva oleada de concentración de modo que aquellas que sean más débiles y no puedan hacer frente a ese saneamiento sean absorbidas por las más fuertes.

Guindos señala que la mayoría de las entidades podrán hacer frente a esos saneamientos y provisiones con sus propios beneficios y añade que "se podría hacer no en un año sino en varios años". Esa última afirmación sorprende porque choca con la promesa de Mariano Rajoy en su discurso de investidura según la cual quería culminar el saneamiento y reestructuración del sector financiero en el primer semestre y con lo que han venido manifestando los responsables económicos del Partido Popular.

Numerosos analistas ven necesario para recuperar la confianza que ese saneamiento se haga rápido, casi de golpe. La posibilidad de diferir el saneamiento a lo largo de varios años no había sido planteada hasta ahora por el Gobierno de Rajoy.

 

 

Más información