Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la patronal dice que la propuesta de los minitrabajos no es formal

Rosell aboga por que se pueda despedir a funcionarios y empleados públicos

El presidente de la CEOE, Juan Rosell ha vuelto hoy de nuevo a su propuesta de los miniempleos o minijobs, aunque ha dicho que no ha sido trasladada a la negociación con los sindicatos y por lo tanto no es formal.

Rosell ha insistido en la necesidad de crear un contrato, como ocurre en Alemania, de unas 15 horas de trabajo por 400 euros, más 150 de cotizaciones. En este sentido, ha recalcado que en Alemania hay menos paro gracias a este tipo de contratos a tiempo parcial, que representan el 24% del total, frente al 12% de España.

El presidente de CEOE ha asegurado que un estudio de la patronal recoge que la opinión de los ciudadanos es favorable a este tipo de contratos.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha echado mano del mismo símil futbolístico empleado por Rosell ayer sobre el tema para dejarle claro que "no hay empleo en los equipos regionales" y que el problema del paro no se soluciona ofreciendo empleos "de escasa importancia y sueldo", en referencia a los minijobs. Para Méndez, implantar este tipo de trabajos supondría "una nueva degradación del empleo", y ha pedido a Rosell que no cree "falsos espejismos".

Rosell también ha asegurado hoy que el sector público está sobredimensionado y necesita equipararse en la medida de lo posible al sector público, empezando por que se pueda despedir a funcionarios y empleados públicos.

Rosell, en declaraciones a la cadena SER, ha afirmado que sindicatos y empresarios deben respetar el plazo dado por el futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para alcanzar acuerdos, sin esperar "grandes titulares". "Se nos piden grandes titulares, pero es muy difícil que los hagamos porque nosotros defendemos unas cosas y los sindicatos otras, pero estamos haciendo cosas", ha dicho.

El líder de la CEOE ha indicado que la máxima aspiración empresarial ahora mismo es que España funcione, para lo que se necesita una legislación más apegada a la realidad que la actual, con un coste del despido equiparable a la media europea y sin tantas trabas burocráticas.

Preguntado por si la contratación debería bonificarse, Rosell ha afirmado que a los empresarios "no les gustan" estas ayudas y que, por él, los 3.000 millones de euros anuales que se dedican a esto podrían quitarse "mañana por la mañana".