Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El Tesoro vende más deuda de lo previsto y baja los precios

El organismo dependiente de Economía coloca 4.900 millones en letras a 12 y 18 meses. -La demanda se mantiene muy fuerte con un alza en el apetito de los particulares y el precio baja con fuerza

El Tesoro Público ha cerrado hoy con buen resultado la antepenúltima subasta del año y, además, ha logrado poner tierra de por medio con los intereses de récord cosechados en dos de las tres operaciones anteriores. En su primera emisión tras el acuerdo político cerrado en Bruselas el viernes, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha esquivado las dudas que persisten en los mercados para vender más deuda de lo previsto. Así, si esperaba colocar 4.250 millones, el Tesoro ha aprovechado el descenso en la rentabilidad que han pedido los inversores a cambio de comprar sus títulos para vender un total de 4.941 millones de euros en letras a 12 y 18 meses.

A un año, el Tesoro ha emitido 3.440 millones a un tipo marginal (el último y el más alto registrado antes de cerrar la operación) del 4,088%. Hace un mes tuvo que ofrecer un interés récord del 5,2%, el más alto desde 1997, para superar las dudas de los inversores. Los analistas destacan que este precio está muy por debajo del 5,952% que pagó ayer Italia por los mismos títulos, lo que constata que el país transalpino sigue preocupando más a los inversores que España. Además, pese al descenso de la rentabilidad, la demanda por las letras ha llegado a mejorar desde la ratio de cobertura de 2,13 más títulos solicitados que vendidos de noviembre a 3,14 veces.

Con las letras a 18 meses, el Estado ha colocado cerca de 1.500 millones a un interés máximo del 4,25%, más de un punto porcentual por debajo del 5,32% comprometido en noviembre. En cuanto a la demanda, la ratio de cobertura se ha moderado del 5,96 de noviembre al 4,97. Pese al descenso, la tasa de cobertura sigue en niveles altos y bastante por encima de la media, que está en una ratio de 2 veces más de títulos solicitados que los emitidos.

Entre los detalles de la subasta destaca, por una parte, que el Tesoro ha forzado la máquina por encima de lo habitual al aumentar la cantidad de deuda que ha colocado al tipo más alto (se ha multiplicado por más de dos con respecto a noviembre con 450 millones) y, por otra parte, que ha aumentado la demanda de particulares por las letras. Junto a este factor, que se deja notar en el incremento en un 155% frente a hace un mes de lo que se llama peticiones "no competitivas" -solicitudes sin precio marcado de antemano-, algunos expertos también vinculan el repunte del apetito a la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de flexibilizar el tipo de activos que acepta a cambio de prestar dinero a los bancos. "Quizá no haya sido una decisión totalmente evaluada por el mercado, pero tengo la sensación de que esta demanda puede obedecer a que la mayor liquidez acordada por el BCE ha animado la demanda de deuda soberana a las entidades financieras que piden prestado al 1,0% e invierten (en Letras) por encima del 4,0%", ha destacado a Reuters Nicolás López, director de análisis y mercados de M&G Valores.

El resultado de la subasta ha sido acogido positivamente en los mercados, ya que ha permitido un cambio de tendencia en la evolución de la prima de riesgo del país. En la Bolsa, también ha decantado a los inversores por las compras, aunque con el paso de las horas el Ibex ha vuelto a pérdidas hasta la apertura de Wall Street.

Este avance del apetito por la deuda española a un año y el recorte en los intereses constata cierta recuperación de la confianza en las finanzas españolas pese a la falta de una salida a la crisis fiscal y del riesgo de recesión que pesa tanto sobre el país como sobre el conjunto de la eurozona. Sin embargo, la clave de la mejora, señalan los expertos, es que en aquella subasta en los mercados se especulaba con una eventual ruptura de la zona euro. No obstante, este escenario extremo que afectó negativamente a España a la hora de captar financiación se ha disipado tras el acuerdo del viernes. Aunque las dudas persisten y queda mucho para recuperar niveles que puedan ser considerados como normales. Prueba de ello es que, tras las subastas de noviembre, el interés medio que paga el Tesoro por toda la deuda pública en circulación (588.000 millones) ha superado el 4% por primera vez desde 2008.

De este lado, junto a la subasta de letras del 15 de noviembre, el miedo a una eventual salida de un miembro de la Unión Monetaria o a la constitución de una eurozona a dos velocidades también forzó al Tesoro a pagar un interés récord del 7% por sus bonos a 10 años hace un mes.

El próximo jueves, España volverá a acudir al mercado a financiarse en una subasta de bonos a 5 y 10 años con la que espera captar entre 2.500 a 3.500 millones. El calendario del año se cierra con una emisión de letras a 3 y 6 meses el día 20. En total, con estas dos operaciones, habrá realizado una emisión neta de 47.200 millones de euros a lo largo de 2011. En términos brutos, esto es, sin contar con los vencimientos abonados, la cifra asciende a 93.800 millones en deuda a largo plazo y 92.700 millones a corto.