Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Las Bolsas rebotan con fuerza tras la intervención de la Fed y el BCE

El Ibex dispara las ganancias sobre el 3% en línea con el resto de Europa. -La prima de riesgo de España baja de los 400 puntos básicos y logra su tercera jornada de mejora .- Wall Street cierra una jornada de euforia con el Dow Jones en su mejor marca desde 2009

La intervención por sorpresa de los bancos centrales para inyectar liquidez al sistema financiero ha disparado las Bolsas de referencia internacionales tras una mañana de fuertes oscilaciones. También ha motivado una importante mejora en la deuda, donde el sobreprecio exigido a los bonos españoles ha logrado bajar de los 400 puntos básicos por primera vez desde el pasado 14 de noviembre. La decisión de la Fed, el BCE y sus homólogos de Suiza, Reino Unido y Canadá, cuyo objetivo es tratar de reactivar el crédito dotando de más liquidez a la banca, tiene impacto limitado para supera la crisis, según recuerdan los analistas, pero deja entrever que la semana que viene podrían tomarse más medidas para dejar atrás, de una vez por todas, las turbulencias.

El Dow Jones se ha apuntado el mejor día. El índice ha recuperado los 12.000 puntos en su mejor día desde marzo de 2009. Wall Street ha cerrado la última jornada del mes rebosante de euforia, con un alza del 4.2%.

Tras llegar a ceder un 1,27% en la apertura, el principal selectivo del parqué español, el Ibex 35, ha logrado repuntar hasta cerrar con un avance del 3,96%, en línea con la mayoría de parqués europeos, y mañana volverá a abrir sobre los 8.400 puntos.. Gracias a este rebote, con el que logra su tercera jornada consecutiva en verde, el selectivo español remonta un 8,8% desde el lunes y recupera las pérdidas registradas durante toda la semana pasada. Sin embargo, no logra acabar el mes de noviembre en positivo, periodo en el que cede un 5,6%.

En el resto del Viejo Continente, Fráncfort ha liderado las subidas con un rebote del 4,98%, París ha subido un 4,22% y Milán un 4,38%. En Reino Unido, donde el Gobierno de David Cameron afronta una huelga del sector público contra los recortes, Londres ha avanzado un 3,16%. En las divisas, el euro ha logrado remontar posiciones frente al dólar con fuerza y se intercambiaba por 1,3489 unidades del billete verde, su mejor cambio en una semana. De hecho, ha llegado a superar los 1,35 dólares. Al cierre en Europa, el Dow Jones de Nueva York registraba un alza del 3,61% y el selectivo S&P 500 remontaba un 3,55%.

Por la mañana, la jornada había estado condicionada por la rebaja generalizada a la nota de solvencia de la gran banca europea decretada ayer noche por Standard & Poor's, así como por los escasos avances en la cumbre del Eurogrupo, que no ha logrado concretar cómo ampliar el fondo de rescate, lo que alejaba de nuevo la posibilidad de una salida rápida de la crisis. Estas dos noticias habían reavivado las dudas de los inversores, que con sus ventas han llevado a pérdidas a los mercados financieros.

El primer toque viene de China

Sin embargo, tras reponerse del susto, han logrado poner freno a los descensos y han entrado en ganancias por las noticias que, a partir de mediodía, han empezado a llegar desde China. Estas informaciones avanzaban la decisión posterior de la Fed y el BCE, a tenor del importante cambio de tendencia registrado en el ánimo de los inversores por algo que sucedía tan lejos de las plazas de referencia europeas. También ha ayudado a dejar de lado las dudas la supuesta compra de bonos de los países bajo presión en los mercados de deuda por parte del instituto emisor del euro.

Desde Pekín ha sorprendido al mercado el anuncio del Banco de China de rebajar por primera vez desde 2008 las garantías que exige a sus bancos por los depósitos. Con esta medida, las autoridades chinas pretenden impulsar el crédito con vistas a hacer frente a un eventual estancamiento de su economía, una posibilidad que no se puede descartar a tenor de los últimos datos macro conocidos sobre el gigante asiático.

Daniel Pingarrón, de IG Markets, ha explicado que la intervención de los bancos centrales y del instituto emisor chino "hubieran producido una reacción más moderada en otro contexto, pero el factor sorpresa y, sobre todo, las duras caídas previas, han potenciado su efectividad". En opinión de José Carlos Díez, de Intermoney, "la operación concertada de bancos centrales hoy indica que hay coordinacion, pero quieren apagar un incendio con un cubo de agua", ha advertido.

En la deuda, la aceptación por parte de los países del euro de que, ante las dificultades para hacerlo por sus propios medios, tendrán que recurrir al FMI para ampliar la capacidad del fondo, ha devuelto las ventas sobre los bonos del Tesoro por la mañana. Con este regreso a las pérdidas se ponía fin a dos días de mejora, aunque el deterioro también se ha moderado a partir de media mañana entre rumores de que el Banco Central Europeo estaría volviendo a comprar deuda de Italia. A partir de ese momento, la intervención de los bancos centrales ha acabado por decantar la balanza definitivamente del lado de las compras.

Mejora de la prima de riesgo

En concreto, la prima de riesgo española, que es el sobreprecio exigido a los bonos a 10 años del Tesoro frente a los alemanes, de referencia por su estabilidad, ha logrado bajar de los 400 puntos básicos por primera vez desde el pasado 14 de noviembre. Al final de la sesión en las Bolsas se situaba sobre los 393 puntos básicos, unos 12 menos que ayer y 50 por debajo del dato del viernes tras dos días de mejora. Esto ha sido posible porque la relativa recuperación del apetito de los inversores por la deuda del Tesoro ha permitido reducir al 6,2% el interés reclamado por sus títulos con vencimiento en 2021 que cotizan en el mercado secundario, donde se intercambian los bonos una vez emitidos y donde se fija la prima de riesgo.

La deuda del resto de socios del euro bajo presión evolucionaba también positivamente de forma generalizada aunque el hecho más destacable ha sido que, por primera vez en siete días, ha bajado la rentabilidad exigida a los bonos alemanes, lo que da más valor a la mejora de hoy de España. Esta vuelta a la situación previa a la mala subasta de la semana pasada, en la que la locomotora europea no logró colocar todo el dinero que esperaba, indica que la deuda alemana está recuperando su condición de valor refugio ante el temor a una eventual ruptura del euro. Fruto de ello, el interés reclamado a su deuda a un año ha entrado en negativo, lo que equivale a que los inversores están dispuestos a pagar por mantener su dinero a salvo de las turbulencias.

Por su parte, la prima o riesgo país de Italia también ha bajado en 17 puntos básicos a 473, con lo que se sitúa por debajo de la barrera psicológica de los 500 puntos básicos. Pese a esta mejora, sigue pesando en su contra la subasta de ayer, cuando el Tesoro italiano se vio obligado a pagar cerca de un 8% por sus bonos a 3 años. Con esta tendencia de fondo negativa en sus costes de financiación, el interés exigido a sus títulos seguía sobre el 7% en el mercado secundario -que es donde se intercambian sus bonos una vez emitidos-, con la excepción de los que tienen vencimiento a 2 años. Sin contar con estos títulos, la rentabilidad exigida a sus bonos a tres y cinco años sigue por encima del de la deuda a 10 años, lo que constata que la desconfianza persiste.

Los analistas advierten de que financiarse con tipos superiores al 7%, si se mantienen en el tiempo, supone adentrarse en la zona de riesgo que en el caso de Grecia, Irlanda y Portugal acabó suponiendo su rescate.

Grecia y Portugal siguen marcando récords

De este lado, la prima de riesgo de los tres países rescatados también aumentaba y marcaba récords en el caso de Grecia (2.978) y Portugal (1.186), con sus bonos a 10 años de nuevo en niveles desconocidos en toda la era euro rozando el 14%. Esto ha tenido lugar pese a Atenas tendrá a tiempo para seguir pagando a sus funcionarios y pensionistas los 8.000 millones del sexto tramo de la ayuda del FMI y la UE, tal y como acordaron ayer los socios del euro.

En cuanto a los últimos en llegar a este grupo de los países bajo sospecha, el diferencial con respecto a la deuda de Alemana de Francia, que vive con angustia el riesgo de perder su calificación de AAA -la máxima posible-, Bélgica y Austria también han mejorado. La prioma de riesgo francesa, de hecho, ha marcado su mejor nivel en lo que va de mes al reducirse a 110 puntos básicos.

El analista Daniel Pingarrón también ha llamado la atención sobre el adelanto que ha hecho por la tarde el primer Ministro italiano, Mario Monti, de que la canciller Angela Merkel y Nicolas Sarkozy harán un anuncio de gran envergadura. "Dicho anuncio (que se viene descontando con cierta intensidad desde el fin de semana), permitiría al BCE aumentar considerablemente las compras de títulos de deuda en el mercado secundario" a cambio de más integración fiscal, ha señalado Pingarrón, que en cualquier caso recuerda que este refuerzo sigue siendo "aún ambiguo" pero que será desarrollado en la cumbre del próximo 9 de diciembre.