Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La prima de riesgo española mejora, pero no por méritos propios

El repunte de la rentabilidad exigida a los bonos alemanes rebaja el diferencial con los españoles. -La presión contra la deuda del Tesoro lleva a récords el tipo de los títulos a 5 años. -Italia regresa durante unos instantes a la zona de riesgo de rescate

La prima de riesgo española, considerada como el mejor indicador para medir la confianza en las finanzas de un país, ha logrado hoy mejorar tras dos días de deterioro en los que ha ignorado la victoria del PP en las elecciones. Sin embargo, esta recuperación no ha estado motivada por méritos propios, si no por el empeoramiento de la deuda alemana, la que se utiliza como referencia para el resto por su pretendida estabilidad. Por culpa de esta estabilidad y de la condición de valor refugio de la que disfruta, cotiza relativamente barata, lo que hoy ha impedido al Tesoro alemán cerrar con éxito una subasta de bonos a 10 años.

La respuesta de los inversores a este pinchazo, que a su vez ha incrementado las las dudas sobre el conjunto de la eurozona, ha sido la de vender parte de la deuda de la locomotora europea con el consecuente aumento de su rentabilidad, de ahí la mejora de España y del resto de países con problemas en los mercados. En concreto, al cierre de las Bolsas, la prima de riesgo española, que es el sobreprecio exigido a los bonos del Tesoro a 10 años frente a los alemanes, ha bajado en 18 puntos básicos hasta los 449 puntos tras llegar a tocar los 471 en la apertura.

Tras las caídas de las últimas jornadas, el Ibex se asoma a mínimos anuales

El interés de los bonos alemanes a 10 añoes en el secundario marca máximos del mes

Sin embargo, el interés exigido a los bonos españoles a 10 años ha seguido subiendo por tercer día consecutivo y ya está en el 6,64%. Otro elemento que impide pensar en una clara mejora ha sido que, antes de conocerse el resultado de la subasta, la presión contra el conjunto de la deuda española ha llevado a los títulos del Tesoro a cinco años que cotizan en el mercado secundario, donde se intercambian los bonos por agentes privados una vez emitidos, a máximos.

Ante el persistente incremento de las dudas sobre España y el resto de socios de la divisa europea bajo sospecha, la rentabilidad reclamada por los inversores para entrar en los títulos con vencimiento en 2016 en el secundario ha tocado esta mañana por primera vez en la era euro el 6,168%. Tras este repunte, además, se acercan peligrosamente al 6,6% que se pide por los bonos a 10 años.

En caso de que el tipo de la deuda a cinco años -o del resto de tramos a menor plazo- supere al de la deuda a 10 años se produciría lo que los expertos califican como una inversión de la curva de rentabilidades, lo que va contra la supuesta lógica de que, a mayor plazo, mayor interés. Este hecho no es positivo, ya que revela un fuerte incremento de la desconfianza sobre la capacidad de pago de un país a corto plazo, lo que retroalimenta la escalada en los costes de financiación de un país y aumenta las posibilidades de una profecía autocumplida si se mantiene en el tiempo.

Italia, por su parte, ya sufrió ayer temporalmente esta inversión. El resultado ha sido que hoy sus bonos a 10 años han subido con fuerza hasta rozar de nuevo el 7% durante unos instantes a primera hora, lo que se ha traducido en que su prima de riesgo haba vuelto a rebasar la cota de los 500 puntos básicos. Con este ascenso, Italia ha regresado temporalmente a los niveles que en el caso de Grecia, Irlanda y Portugal acabaron suponiendo su rescate. A partir de ese momento, Italia ha logrado rebajar su prima, que ha acabado en 482 puntos (7 menos). El interés de su deuda con vencimiento en 2021, de su lado, ha logrado no superar el 7% entre rumores de que, tal y como ha informado Bloomberg, el Banco Central Europeo habría vuelto a salir a comprar su deuda en el secundario.

A favor de la deuda italiana ha cotizado la noticia de que el nuevo Gobierno de Mario Monti prepara un plan de ajuste de 15.000 millones de euros para los dos próximos años, que presentará en el Parlamento a finales de la próxima semana, entre la reunión del Eurogrupo que tendrá lugar el 29 de noviembre y el Consejo Europeo del 8 de diciembre, según informa el Corriere della Sera. El país ha comprometido ya ante Bruselas recortes por 64.000 millones hasta 2013, cantidad a la que habrá que sumar estos otros 15.000 millones.

En cuanto al resto de países del euro bajo presión, la prima de riesgo de Bélgica también ha tocado récords mientras, en el caso de Francia, este diferencial ha subido de forma considerable a primera hora. En ambos casos, el origen del correctivo ha estado en las dudas que están surgiendo sobre el rescate del banco Dexia, en graves dificultades financieras por su exposición a la deuda soberana de los periféricos.

Tampoco ha sentado bien a Francia la nueva advertencia de Fitch sobre la posibilidad de que puede perder su AAA si la crisis sigue agravándose. No obstante, ha logrado atajar el castigo a media mañana en línea con la mejora de la prima de riesgo de Italia y España motivada por el deterioro de los bonos alemanes. Al cierre, ha bajado en 7 puntos básicos hasta los 154. Para quien no ha habido mejora ha sido para Bélgica, olvidada por el BCE y lastrada por rumores de una eventual rebaja de su nota de solvencia que, de seguir así, tendrá motivos ciertos para hacerse realidad. Su prima ha tocado por primera vez los 333 puntos básicos, 18 más, con sus bonos a diez años sobre el 5,48% de interés. El sobreprecio exigido a Austria avanzaba también, pero muy poco, y se quedaba en 159 puntos básicos, suficiente en cualquier caso para adelantar a Francia.

Del otro lado, la rentabilidad exigida por los inversores al bono alemán a 10 años que sirve de referencia para el resto ha aumentado hasta superar el 2% por primera vez en lo que va de mes (2,148%). Pese a este repunte, sigue en niveles históricamente bajos.

Frente a este panorama de incertidumbre, lo que ha quedado claro es la poca atención que han prestado los inversores a la decisión de ayer del FMI de poner en marcha una línea especial de liquidez para los Estados con crisis de deuda. Según los analistas consultados por Bloomberg la capacidad real de esta medida no es lo suficientemente grande, hablando en términos de dinero contante y sonante, como para garantizar la liquidez de grandes países del euro como Italia y España, que en opinión del mercado son los que tienen más posibilidades de llegar a necesitarlo en un futuro.

En cuanto a las Bolsas y con el euro a la baja en las divisas, ha descendido con fuerza a 1,33 dólares desde los 1,35, la volatilidad ha sido la tónica de la mañana en el principal parqué español y el selectivo Ibex 35 ha transitado entre las pérdidas y las ganancias hasta la hora de comer. Por la tarde, sin embargo, se ha decantado definitivamente por el rojo en línea con el resto de Europa, donde ha sentado mal el resultado de la subasta. Al final, se ha dejado un 2%, por encima de las otras plazas de referencia, y mañana abrirá en 7.739 puntos, con lo que amenaza con marcar mínimos anuales si no cambia de tendencia.