Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "Los bancos españoles no tendrán necesidad de acudir a la ayuda pública"

El presidente del Gobierno insiste en que la recapitalización sienta las bases para resolver la crisis de deuda soberana

Un José Luis Rodríguez Zapatero con los ojos enrojecidos y aire de agotamiento compareció a las 04.15 de las pasada madrugada en sala de prensa para anunciar los resultados de la sexta cumbre extraordinaria de los 17 países de la moneda única sobre la crisis de la deuda soberana y nuevamente volvió a expresar su confianza en que "se han sentado las bases para resolver la crisis". Alguna duda debía de quedarle en el fondo, porque él mismo concluyó la corta conferencia de prensa diciendo que las medidas tomadas deberán servir a España para hacer frente a la situación "si las circunstancias de la zona euro volvieran a reproducirse". Lo que dio por hecho el presidente del Gobierno es que los bancos españoles, los peor parados del continente por las decisiones de ayer, "no tendrán necesidad de acudir a la ayuda pública".

La primera reacción de los mercados ha sido positiva esta mañana, como queriendo dar la razón esta vez al deseo de los líderes europeos de que el paquete aprobado tras larguísimas horas de debate "debe conducir a generar la confianza suficiente, porque ha sentado las bases para resolver la crisis de la deuda soberana", en palabras de Zapatero, crisis de credibilidad que amenazaba la existencia de la moneda única y de la propia Unión Europea.

En lo relativo a las inesperadas demandas a que debe hacer frente la banca española, -encarnada en el Santander, BBVA, Bankia, Caixabank y Popular, la más exigida de la eurozona por la Autoridad Bancaria Europea tras la arramblada banca helena-, Zapatero consideró que si bien "los cinco bancos españoles necesitarán 26.000 millones, con sus obligaciones convertibles [evaluadas en unos 9.000 millones], la cifra estimada de recapitalización será de 17.000 millones netos".

Mayor necesidad de recapitalización

A su juicio sólo hay una explicación a ese contratiempo financiero: "Nuestro sistema bancario pesa más que nuestra economía en Europa, lo que hace que sea mayor su necesidad de recapitalización". Pero la situación es muy soportable. La banca española "no tendrá necesidad de acudir a la ayuda pública" y con ello agravar un objetivo de déficit de la contabilidad del Estado que tanto está costando alcanzar.

Lo pactado ayer es "un acuerdo equilibrado de capitalización para fortalecer la solvencia contrastada" del sistema bancario español y "ayudará en el proceso [de reorganización] de las cajas de ahorro", pronosticó Zapatero.

La necesidad de buscar esos 26.000 millones "no debe afectar a la capacidad de financiación de las administraciones públicas", según el presidente de un Gobierno que tanto en conferencia de prensa como en una explicación escrita eludió hablar de su efecto sobre la financiación de la economía productiva, crucial para combatir un tasa de paro que las conclusiones de la cumbre identifican como uno de los grandes problemas enquistados de la economía española.

"Esperemos que el acuerdo fortalezca la confianza y podamos emitir deuda con mejores condiciones, lo que permitirá ahorrar recursos que permitan seguir con la reducción del déficit este año y los siguientes", dijo con aire optimista Zapatero antes de dejar escapar una sombra de duda: "Para poder hacer frente a la situación si las circunstancias de la zona euro volvieran a reproducirse".