Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bank of America gana, Goldman Sachs vuelve a perder

El banco de Moynihan recupera el beneficio en el tercer trimestre mientras la firma de inversión se anota su segunda pérdida

La gran banca de Wall Street ya tiene hechas las cuentas. Y los resultados son mixtos, y con truco. Bank of America cerró el revuelto tercer trimestre con un beneficio neto de 6.200 millones de dólares, con lo que da un vuelco a las pérdidas de 7.300 millones que registró hace un año. Goldman Sachs, sin embargo, siguió el camino opuesto y perdió 393 millones.

Esta vez, Bank of America, que pese a haber cedido el primer puesto por volumen de activos en favor de JP Morgan, tuvo algo positivo que contar tras el duro castigo que está sufriendo la entidad desde este verano por las dudas sobre la solidez de su balance. Lo que más gustó al parqué fue ver que sus ingresos subieron un 6,6% comparados con los de hace un año, hasta los 28.700 millones. Eso a pesar de un escenario económico incierto que afecta al negocio de la banca.

El beneficio también fue mejor de lo esperado. Pero hay matices. Gran parte de las ganancias de la entidad presidida por Brian Moynihan se atribuyen a los 3.600 millones de dólares que ingresó con la venta de parte del capital que controla en el China Construction Bank, para reforzar su colchón de liquidez. El plan de Moynihan de cerrar sucursales y quitarse activos se ha saldado con un cambio en las clasificación financiera del país. A partir de ahora, JP Morgan Chase se convierte en la mayor entidad, con activos por valor de 2,29 billones de dólares. Bank of America pasa a ser el segundo, con 2,22 billones, mientras Well Fargo es la mayor en términos de capitalización bursátil.

Además, igual que ha pasado con Citigroup y JP Morgan Chase, Bank of America se benefició de un ajuste contable a la hora de valorar la deuda.

Goldman Sachs, entre tanto, se anotó la que es ya su segunda pérdida trimestral desde finales de 2008, con lo que el banco de inversión neoyorquino se anota su segundo negativo desde que empezó a cotizar en 1999. Y por si no fuera suficiente con el rojo, la firma más poderosa de Wall Street vio desplomarse sus ingresos hasta los 3.600 millones, frente a los 8.900 millones de hace un año.

Lloyd Blankfein, su consejero delegado, no tuvo más remedio que declararse "decepcionado" con este pobre rendimiento. Y lo relacionó con el bajo nivel de confianza que domina entre los inversores y clientes corporativos por el caos vivido en los mercados durante el verano, y que, como en el caso de sus tres rivales, lastró el negocio de banca de inversión.

El año pasado, Goldman Sachs ganó 1.740 millones. A pesar del mazazo, los bancos que presentaron resultados hasta ahora aseguran a los inversores que están bien posicionados para hacer frente a las turbulencias, incluida la crisis de la deuda en Europa, y aprovechar las oportunidades que se presenten cuando tome cuerpo la recuperación. Mañana cerrará la lista Morgan Stanley.