Nokia vuelve a registrar pérdidas récord por las menores ventas

El gigante finlandés no levanta cabeza ante los 'smartphones' de sus rivales

Nokia no levanta cabeza. La multinacional finlandesa, que por ahora se mantiene como líder del mercado, obtuvo durante el segundo trimestre unas pérdidas de 544 millones de euros frente a los 221 millones de beneficios que registró en el mismo periodo del 2010. El principal motivo de estos números rojos, los segundos más abultados de su historia, fue la caída en la facturación, que bajó a 9.275 millones de euros, unos 700 millones menos que entre abril y junio del año pasado.

Estas cifras representan uno de los peores resultados en los últimos 15 años de actividad empresarial de Nokia, aunque la compañía ya había advertido a los inversores de que su negocio afrontaba un importante deterioro, de ahí que los títulos de la empresa, que han sufrido un severo correctivo en los últimos meses, cotizaban hoy al alza con un repunte del 5,88% hasta los 4,32 euros en la Bolsa de Helsinki.

"Durante este periodo de transformación estratégica hemos tenido que afrontar mayores desafíos de los los esperados. Sin embargo, hemos tenido respuestas que nos han permitido mitigar los impactos negativos y creemos que hemos sentado las bases para una buena salud en nuestro negocio", ha declarado el Consejero Delegado Stephen Elop.

Nokia vendió durante el trimestre 71 millones de terminales, un 16% menos que el segundo trimestre de 2010. La división de teléfonos registró perdidas por 247 millones cuando en el mismo periodo del año pasado obtuvo beneficios por 643 millones. Desde que Elop tomó el mando y Nokia anunció su nueva alianza estratégica con Microsoft en septiembre del año pasado la empresa ha perdido un 40% de su valor bursátil. La capitalización del gigante finlandés ha descendido hasta los 20.000 millones de euros. La caída no puede ser más dramática si se considera que hace una década llegaba a 250.000 millones de euros.

Nokia perdió el tren de la innovación a partir de 2007, cuando los teléfonos inteligentes (smartphones) irrumpieron en el mercado. Desde entonces, Nokia solo ha logrado tener un presencia testimonial en este segmento del mercado, que es donde se generan los más altos márgenes de beneficios. Nokia aún es líder indiscutido en el mercado de la gama baja, pero debe vender unos 50 teléfonos de esta gama, para obtener los beneficios que Aplle logra al vender un iPhone.

Tras el anuncio de que dejaba de usar Symbian en los sistemas operativos de sus teléfonos, Nokia mantiene a su mil millones de usuarios en el limbo, pues el sistema operativo de Microsoft Windows Phone7 no deja de ser un promesa. Según los analistas del sector, el primer Nokia equipado con Windows Phone7 saldrá al mercado en próxima primavera. Quizá sea demasiado tarde para Nokia en su intento de reconquistar el terreno perdido.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS