Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Europa publicará las pruebas de esfuerzo el próximo viernes

Los países darán seis meses a los bancos suspendidos para recapitalizarse. -Pasado este plazo, los Estados entrarán en las entidades que no lo logren

El test decisivo para el sistema financiero de la eurozona -y por lo tanto el próximo capítulo de la crisis fiscal europea- llegará en una semana: la Autoridad Bancaria Europea (EBA) publicará las pruebas de esfuerzo de la banca europea el próximo viernes, con los mercados europeos cerrados (pero no los estadounidenses). Hace justo un año, solo siete entidades suspendieron esas pruebas -cinco cajas españolas entre ellas-. Esta vez el mercado apuesta a que serán muchas más: la agencia de calificación Moody's ha publicado esta semana un informe en el que asegura que un total de 26 entidades (entre ellas, seis españolas) podrían no superar ese test, que dará la medida de la fortaleza de la banca europea cuatro años después del inicio de la crisis financiera y cuando ya van casi dos años de la crisis fiscal europea.

La EBA mide la capacidad de resistencia de bancos y cajas ante situaciones adversas. En el caso español -en el que se examina a la totalidad del sector, a diferencia de otros países- se incluye una hipótesis de dos años más de recesión, una tasa de paro del 22,4% y una caída del precio de la vivienda del 22% adicional en dos años. Las protestas contra la EBA han sido la tónica en Europa en los últimos meses: varios länder alemanes han amenazado con impedir que se examinen sus entidades, muy castigadas por la crisis financiera y fiscal, para conseguir cambios en los criterios técnicos de las pruebas.

Sobre cuál es el destino que afrontan las entidades que no superen las pruebas, los países europeos se han comprometido a ayudarlas si no consiguen recaudar capital nuevo en un plazo de seis meses, según el borrador de un documento de la Unión Europea al que ha tenido acceso Reuters. El documento interno, que detalla cómo deben responder los países a los resultados de las pruebas, también describe cómo la UE colocará a las entidades que no alcancen los mínimos previstos en los exámenes en una lista de observación para vigilar que sus niveles de capital y solvencia no se deterioran más. El documento, con fecha del 7 de julio, concede a los bancos hasta final de septiembre como muy tarde para presentar un plan o para corregir sus finanzas y tres meses más para implementarlo.

"Si los bancos son incapaces de implementar un plan de capitalización creíble en los plazos establecidos, (el gobierno) estará preparado para tomar las medidas necesarias para conservar la estabilidad financiera", explican los funcionarios en el documento obtenido por Reuters. "Los bancos en los que el Core Tier 1 -capital básico- sea superior pero cercano a la referencia del 5% según el escenario de tensión, estarán sujetos a un escrutinio reforzado para asegurar que no haya un deterioro inesperado en su posición de capital", añade el texto.

Los expertos prevén que más de una docena de entidades suspendan, la mayoría de ellas de España, Alemania y de la rescatada Grecia. De hecho, un ejecutivo de una de las entidades españolas que se someterán a las pruebas ha asegurado al Financial Times, que no revela su identidad, que "existe la sensación de que quieren que varios bancos de España no superen las pruebas para que parezca que son más estrictas".

Según publicó el miércoles Moody's, 26 de los 91 bancos que se someterán a estas pruebas suspenderán. En concreto, aquellas entidades con las notas más bajas según su sistema de calificación o bien de aquellas a las que no califica. "Los resultados de los test de estrés de la EBA revelarán una debilidad que ya está recogida en las calificaciones de Moody's. En cualquier caso, la agencia responderá adecuadamente ante cualquier debilidad que no estuviera aún reflejada en los ratings", explicó.

El plan revelado hoy por Reuters, que concreta el anuncio que ya hizo el supervisor bancario europeo (EBA, por sus silgas en inglés) de que se iban a implementar medidas de apoyo para aquellas entidades que no superen los llamados tests de estrés, tiene ciertas similitudes con el programa del Gobierno español para la reestructuración del sistema financiero. En España, el Ejecutivo ha adelantado los nuevos niveles de capital de Basilea III (de un 8% o de un 10% en función del riesgo de las entidades) y ha obligado a 12 bancos y cajas que no los alcanzan a presentar planes de recapitalización, entre los que se incluyen varias salidas a Bolsa por parte de las cajas. Para aquellas que no lo logren en la forma y el plazo previstos, el Estado entrará en su capital a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, lo que supondrá una nacionalización parcial.

En el caso de las pruebas de resistencia europeas, el documento al que ha tenido acceso Reuters no concreta la vía en la que los países ayudarán a sus entidades suspendidas.

Los analistas de Bernstein vaticinan que Santander y BBVA necesitarán ampliar capital

Los analistas de Stanford C. Bernstein afirman en un informe para inversores del que se hace eco Bloomberg que Santander y BBVA que los beneficios de ambas entidades se reducirán, por lo que ha augurado que deberán ampliar capital en un futuro cercano.

Más información