Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Moody's rebaja la calificación de Portugal a bono basura

El riesgo de un segundo rescate ha hecho que la agencia de calificación rabaje cuatro escalones la nota del país vecino

Portugal recurre de nuevo a los mercados después de que ayer la agencia de calificación Moody's rebajase a bono basura la calificación de su deuda. El creciente riesgo que la agencia ve de que Portugal necesite un segundo rescate antes de que pueda volver a los mercados a financiarse y por otro lado, Moody's rebaja la calificación por el incremento de la preocupación de que Portugal no pueda cumplir los objetivos de reducción de déficit y de estabilidad que el FMI y la UE le marcaron para recibir la ayuda financiera.

Así, la agencia ha hecho descender cuatro escalones la nota del país vecino después de que hace tres meses otra agencia Standard and Poor's ya hubiera dejado la calificación de Portugal a un paso del bono basura .

La agencia considera que se ha incrementado la posibilidad de que Portugal no sea capaz de financiarse en los mercados de capitales en la segunda mitad de 2013

Portugal busca hoy financiación a corto plazo, con una subasta de entre 750 y 1.000 millones de euros en bonos a tres meses que confía en colocar a un interés más bajo que en la última ocasión, cuando rozó el 5 por ciento. Ésta será la primera emisión del tercer trimestre del año, en el que Lisboa tiene previsto subastar entre 4.500 y 6.750 millones de euros.

Elevadas dudas

Moody's cree que es posible que el país necesite un segundo rescate y advierte de una mayor probabilidad de que en este se exija como condición la participación de los acreedores del sector privado. La agencia añade que tiene "elevadas dudas" de que la economía portuguesa sea capaz de alcanzar completamente sus objetivos de reducción del déficit y de estabilización de la deuda.

Respecto a la posibilidad de un segundo rescate, la agencia considera que se ha incrementado la posibilidad de que Portugal no sea capaz de financiarse en los mercados de capitales en la segunda mitad de 2013 y en algún periodo posterior. En ese escenario, la agencia cree que puede ser necesario otra "ronda de financiación oficial", que puede requerir la participación de existentes inversores en proporción al tamaño de la deuda existente.

En el terreno de las preocupaciones sobre que el país sea capaz de alcanzar los objetivos marcados por el plan de austeridad, en su comunicado la agencia apunta que le preocupan cuatro áreas. En primer lugar, que los recortes del gobierno dificulten la mejora de sectores como la sanidad, las empresas estatales o los gobiernos locales. En segundo lugar, Moody's señala que el incremento de impuestos unido al programa de préstamos puede reducir la capacidad de las autoridades para conseguir un menor déficit presupuestario. Un crecimiento económico más débil de lo esperado es la tercera preocupación de la agencia y la cuarta se centra en la posibilidad de que el sector bancario portugués necesite una mayor ayuda.

En este sentido, Moody's cree que con esta decisión da por cerrado el proceso de revisión para una posible rebaja en el que situó la calificación de la deuda lusa el pasado 5 de abril y alerta también de los "enormes desafíos a los que se enfrenta el país para reducir el gasto, incrementar la recaudación de impuestos, lograr un crecimiento y apoyar el sistema bancario.

El Gobierno de Portugal ha acometido varias reformas en los últimos meses. Sin embargo, la agencia de calificación considera que Portugal afronta muchas dificultades para dejar el déficit público en el 3 % exigido por el programa de su rescate financiero, desde el 9,1 % en que cerró 2010. Lisboa afronta "retos formidables" para bajar el gasto, impulsar el crecimiento y respaldar el sistema bancario, señala Moody's, que advierte del riesgo de que la economía portuguesa no se estabilice en los próximos dos años y medio, como está previsto en el acuerdo con los organismos internacionales.

La rebaja de la nota de Portugal se produce después de que ayer, S&P amenazara con declarar el "impago selectivo", una nota que pone en peligro el rescate griego.