Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Portugal comienza a negociar los términos de su rescate

Delegados del FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo están en Lisboa para discutir los detalles, un día después de que un partido finlandés que se opone al rescate ganase peso en las elecciones del país nórdico

Portugal comienza una fase crucial en sus negociaciones para fijar los términos de su rescate financiero, que una "estimación muy preliminar" del comisario de Economía del Ejecutivo comunitario, Olli Rehn, calculó en unos 80.000 millones de euros durante tres años. Delegados del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo están en Lisboa para discutir los detalles, un día después de que un partido finlandés de extrema derecha, Auténticos Finlandeses, que se opone al rescate, ganase peso en el país nórdico tras las elecciones de ayer.

Los representantes de las instituciones se reunirán en Lisboa con el ministro de Economía luso, Fernando Teixeira, con el objetivo de cerrar el trato a mediados de mayo, para llevarlo a la reunión de los ministros de Finanzas de la UE (Ecofin) del próximo 17 de mayo. Un pacto urgente, además, porque Portugal admitió que se quedará sin fondos para el funcionamiento normal del país a mediados de junio. Y duro, porque forzará al Gobierno a emprender un fuerte ajuste fiscal, un plan de privatizaciones ambicioso y una serie de reformas estructurales profundas, principalmente en el mercado laboral, que probablemente no sean bien recibidas por una sociedad ya descontenta.

Algunos analistas, según la BBC, creen que el FMI será más indulgente con los tipos de interés y con la duración del préstamo que las instituciones europeas, presionadas por votantes contrarios a prestar su dinero para ayudar a Portugal. Es el caso de Finlandia, donde el partido populista Auténticos Finlandeses, contrario a cualquier tipo de rescate financiero en la Eurozona y partidario de duras políticas antiinmigración, arrasó en las urnas y debilitó al Gobierno, como tercera fuerza política más votada. Algo menos de una hora después de conocerse el resultado de las elecciones, el líder de la formación, Timo Soini, ya lanzó un torpedo al trato portugués: "El paquete que está ahí, no creo que dure".

Un día después de su victoria, Soini ha advertido que "tendrá que haber cambios" en los planes europeos de construir un mecanismo de estabilidad financiera. Aunque no ha dado más detalles sobre qué puntos deberían modificarse, ha subrayado que no entrará en una Gobierno que avale el rescate porque "lo más importante es que Finlandia no pague por los errores de los demás".

También es crucial el apoyo de Alemania, el país más rico de la zona euro, y de hecho, dos alemanes lideran la delegación de la UE (Juergen Kroeger, de la Comisión Europea y Rasmus Rueffer, del Banco Central Europeo). Poul Thomsen, danés, encabeza la misión del FMI.

Lisboa también dificultades internas para sellar el rescate, después de que el primer ministro, José Sócrates, dimitiese el 23 de marzo al rechazar la oposición en el Parlamento su propuesta de ajustes. El ahora Gobierno interino deberá conseguir el apoyo de los principales partidos de la oposición, el Partido Social Demócrata (PSD) y Centro Democrático Social (CDS). El PSD encabeza la intención de voto en las encuentas de cara a las elecciones del 5 de junio.

Portugal es el tercer país en necesitar un rescate europeo, tras Grecia e Irlanda. Un crecimiento económico muy débil y una baja productividad han puesto al país en dificultades para ingresar dinero a través de impuestos para cubrir el gasto público. La crisis financiera complicó la situación, con una deuda rampante que Portugal finalmente admitió el 6 de abril que no podía pagar.