Portugal necesita concretar la cuantía del rescate financiero antes de junio

La delegación del FMI, el BCE y la Comisión empieza la negociación en Lisboa

El Gobierno portugués confía cerrar el acuerdo de ayuda exterior antes de junio, porque "las necesidades de financiación del Estado se agotarán en mayo", advirtió ayer el ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, poco antes de la primera reunión con los equipos técnicos de la Comisión Europea, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Central Europeo (BCE).

Durante las próximas semanas, las delegaciones de los tres organismos discutirán con representantes del Gobierno en funciones el monto del préstamo condicionado a un drástico programa de ajuste, que tendrá que ser consensuado con los principales partidos de la oposición. "Se trata de una misión de evaluación técnica", explicó un portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión.

El Gobierno debe pactar el ajuste con los partidos que son su alternativa

Más información

Teixeira dos Santos admitió implícitamente que Portugal tiene poco tiempo para firmar las medidas de ajuste, condición indispensable para la obtención de un préstamo en torno a los 80.000 millones de euros. El objetivo es llegar a la reunión de los ministros de Finanzas de la UE (Ecofin) del próximo 17 de mayo con el programa acordado. Para ello, será necesario que el compromiso del Gobierno portugués (socialista) tenga el consenso de los dos partidos de la oposición conservadora, Partido Social Demócrata (PSD) y Centro Democrático Social (CDS). En el escenario político estas tres fuerzas políticas son las únicas que pueden tener responsabilidad de Gobierno después de las elecciones anticipadas del próximo 5 de junio.

El programa de austeridad que espera a Portugal a cambio de la ayuda exterior será más duro que el que presentó el Gobierno, y que fue rechazado por el Parlamento el 23 de marzo pasado, advirtió Teixeira dos Santos. Aquel revés provocó la dimisión del primer ministro, José Sócrates, y la crisis política que desembocó en la convocatoria anticipada de elecciones.

Desde entonces, la situación financiera del país se ha deteriorado seriamente, subrayó el ministro. La misión técnica que encabeza el danés Poul Thomsen, por parte del FMI, y el alemán Jürgen Kröger, al frente de la Comisión Europea, tuvo la primera reunión formal en la sede del Ministerio de Finanzas. El mutismo de los asistentes fue total, y solo trascendió otro comentario de un funcionario del BCE que dejó entrever que las discusiones serán muy técnicas, sobre una agenda de temas muy amplia.

La víspera de la llegada a Lisboa de la misión negociadora, el FMI difundió un documento de previsiones, poco esperanzador para Portugal: será el único país de la UE en recesión el año próximo, con un -0,5% después del 1,5% negativo previsto para 2011. El desempleo batirá récords: del 11,9% para finales de 2011 saltará al 12,4% en 2012, un porcentaje que solo superarán España, Grecia e Irlanda.

En relación a un posible contagio a España de la crisis portuguesa, el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable del área de Competencia, Joaquín Almunia, aseguró ayer en Bilbao que "España se está alejando, día a día, del epicentro de la crisis" y está a más distancia cada vez "de los países que han tenido que afrontar programas de rescate", como Grecia, Irlanda y Portugal.

Según consideró, las medidas adoptadas por el Gobierno español han servido para "ganar confianza en los mercados", aunque advirtió de que no hay nadie que en la actualidad se encuentre fuera de la "zona de riesgo", ya que aún no se ha superado por completo la recesión.

Durante una conferencia en la que repasó las perspectivas económicas europeas, según informa Unai Morán, Almunia incidió en que el principal problema que deberá afrontar España en los próximos años será un "bajo crecimiento" que obligará a buscar "nuevos motores" que sustituyan a la construcción.

En este sentido, avisó de que no se debe salir de la crisis sin impulsar "todo lo que se tiene que poner en marcha" desde el punto de vista educativo, de la financiación de nuevas actividades innovadoras o del funcionamiento del mercado de trabajo, que aún tardará en recuperarse.

Teixeira dos Santos, ministro de Economía portugués, en una entrevista el 12 de abril.
Teixeira dos Santos, ministro de Economía portugués, en una entrevista el 12 de abril.J. M. RIBEIRO (REUTERS)

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 13 de abril de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50