Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gigante asiático Foxconn trasladará parte de su producción a Brasil

El Gobierno brasileño anuncia un principio de acuerdo con la empresa de Taiwán con una inversión de hasta 12.000 millones de dólares

La empresa tecnológica taiwanesa Foxconn está estudiando desembarcar en Brasil con una inversión de 12.000 millones de dólares durante los próximos seis años en lo que será la apuesta más importante de la firma fuera de su país de origen. Según ha anunciado la presidenta brasileña, Dilma Rouseff, las negociaciones para cerrar el acuerdo con la empresa, fabricante de los iPhone y los iPad de Apple, está a punto de cerrarse.

La entrada de Foxconn en Brasil sigue la tendencia de otras grandes multinacionales tecnológicas que apuestan por trasladar parte de su producción a Suramérica como Motorota o LG. El motivo, que estas empresas emplean a un gran número de personas en China, más de un millón en el caso de Foxconn, la mayoría en la región de Shenzen, pero ven con temor el repunte de los salarios que está teniendo lugar en el gigante asiático. Un fenómento que también tiene su vertiente trágica, ya que fue la respuestas de las compañías a una cadena de suicidios por las malas condiciones laborales.

Según las cifras que maneja el Gobierno brasileño, la llegada de Foxconn, si finalmente se cierra el acuerdo, supondrá la creación de unos 100.000 puestos de trabajos. A cambio de su desembarco, el fabricante tecnológico, que producirá en el país tabletas, reclama al Ejecutivo garantías de que dispondrá de las necesarias infraestructuras como suministro energético y acceso directo a los aeropuertos. Actualmente, Foxconn ya fabrica portátiles para HP en Brasil, la mayor economía del continente.

LG, el tercer fabricante mundial de aparatos informáticos, también está ultimando el inicio de la producción de su tableta Optimus en el estado brasileño de Sao Paulo durante la segunda mitad de este año. También Motorola ha elegido a esta misma región para fabricar su tableta Xoom, aunque está a la espera de cerrar un acuerdo con el Gobierno, que quiere implantar incentivos fiscales a este tipo de empresas.

"Tiene sentido trasladar producción a Brasil, pero la cifra que se maneja parece demasiado alta", ha afirmado Vincent Chen, analista de la firma Yuanta en Taipei. "Las principales razones para ello están en el apartado de costes y en estar cerca de los mercados emergentes", ha añadido.