Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La catástrofe de Japón causa fuertes pérdidas en las empresas energéticas y aseguradoras europeas

La banca sostiene al Ibex en verde en un día de recortes en las plazas de referencia.- El acuerdo en la UE alivia la presión sobre la deuda

La catástrofe ocurrida en Japón y la crisis nuclear desatada a causa del terremoto y posterior maremoto están minando el optimismo sobre la recuperación internacional en los mercados financieros, al mismo tiempo que han hundido el valor en Bolsa de las compañías con intereses en las centrales atómicas y han motivado un serio correctivo por segundo día consecutivo contra el sector de los reaseguros. Además, aunque los parqués de referencia del Viejo Continente no han reproducido los desplomes registrados en las plazas asiáticas de madrugada, donde el índice Nikkei de Tokio se ha dejado un 6,18%, su mayor retroceso desde diciembre de 2008, sí han cerrado a la baja con la excepción de las Bolsas de los llamados periféricos del euro como España y Portugal, aliviados por el acuerdo en la UE para flexibilizar el fondo de rescate.

Pese a las caídas generalizadas en Europa, el español Ibex 35 y el luso PSI 20 han logrado acabar la jornada en verde con subidas del 0,17% y el 0,88% por la buena noticia del acuerdo en Bruselas. En el resto, Francfort ha perdido un 1,65%, París un 1,29%, Londres un 0,92% y Milán un 0,27%. En el lado contrario, el euro se ha revalorizado frente al dólar hasta alcanzar las 1,3990 unidades del billete verde.

El pacto alcanzado en la UE, que permite ampliar y flexibilizar las condiciones del mecanismo de rescate, ha sido interpretado por los inversores como un balón de oxígeno para sus respectivos bancos, que en el caso de los españoles Santander y BBVA se ha traducido en subidas superiores al 5% a primera hora. Al final, el Ibex ha cerrado con un repunte del 0,17% aupado por la banca que, en cualquier caso, no ha sido suficiente para recuperar los 10.500 puntos (10.415). Sus dos mayores entidades, por su parte, han hecho lo propio con subidas del 2,14% y del 3,17%. Quien sí ha podido mantener fuertes ganancias ha sido Bankinter, con un 5,71%. También Gamesa se ha revalorizado más de un 5% por el aumento de los temores a las nucleares.

No obstante, 23 valores de los 34 que ahora componen el selectivo han cerrado en rojo. Entre las mayores caídas destacaban las energéticas, con Repsol al frente, y las constructoras. De hecho, los recortes en el sector energético, junto al correctivo a las reaseguradoras, han sido la tónica dominante en toda Europa. Así, las compañías con intereses nucleares como Endesa (1,99%), la francesa EDF (5%) o las alemanas E.ON (6%) o REW (5%) han marcado hoy los descensos por el anuncio de los respectivos Gobiernos de que van a revisar su política atómica a raíz del desastre nuclear acontecido en Japón, que según los últimos cálculos ascienden a 180.000 millones de dólares (128.600 millones de euros). Sin embargo, el mayor ajuste lo ha sufrido hoy el fabricante francés de centrales nucleares Areva, que se ha dejado más de un 9%.

"Se abren claros interrogantes sobre el impulso a las nucleares", han afirmado los analistas de Unicredit James Stettler y Alasdair Leslie, citados por Bloomberg. "Esto ha aumentado la apuesta por las renovables -lo que explica el repunte de Gamesa, fabricante de aerogeneradores- como alternativa, aunque el ganador a medio plazo, en cualquier caso, seguirá siendo el gas, además de centrar la atención en la eficiencia energética", añaden.

Asimismo, por segunda jornada consecutiva, los inversores han mantenido su salida de los valores vinculados al sector de los seguros, principalmente en el de reaseguros, que son los que están expuestos a la catástrofe. Según cálculos del sector, la reconstrucción supondrá un gasto para las reaseguradoras, que son las compañías con las que las aseguradoras tradicionales cubren sus riesgos, de hasta 35.000 millones de dólares de los cientos de miles de millones que costará recuperar la normalidad. Aunque esta cifra es provisional y, por lo tanto, puede cambiar, ya se equipara con el coste del Huracán Katrina y probablemente, según los expertos, lo superará. Lo que no cubren son los daños causados por una fuga nuclear.

Entre los nombres propios del sector, las más grandes como Munich Re o Swiss Re se han dejado hoy un 3,62% y un 7,12%, respectivamente. Por tanto, en las últimas dos jornadas acumulan un recorte superior al 10%. En su conjunto, el sector de los seguros ha caído un 2,20% en Europa, un 2,8% en el Dax de Francfort y un 2,7% en Francia, donde la más afectada ha sido AXA (3,77%). En España, la principal reaseguradora, Mapfre, ha perdido un 1,76%.

En los mercados de deuda, el acuerdo de la UE ha permitido un alivio en la presión sobre los países con más problemas de déficit y bajo sospecha. Por este motivo, la prima de riesgo de España, que es el sobreprecio exigido por los inversores a los títulos a 10 años del Tesoro en el mercado secundario frente a los alemanes, de referencia, ha llegado a bajar de los 200 puntos básicos por primera vez desde principios de febrero. Al final de la jornada, no obstante, se movía en torno a los 205 puntos básicos.

Sin embargo, pese a la buena acogida del mercado, la agencia de calificación Fitch ha advertido de que "la respuesta política a la actual crisis proporcionada por los líderes de la eurozona no resolverá las preocupaciones sobre algunos miembros altamente endeudados, aunque confirma la voluntad y el respaldo político de los principales países de la eurozona para proporcionar un amplio y menos costoso apoyo en forma de liquidez a los países más débiles que apliquen reformas estructurales y programas de consolidación fiscal".