Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El imperio de Ruiz Mateos afronta la bancarrota

Ruiz-Mateos: "Si no pagara me pegaría un tiro (si mi fe me lo permitiera)"

El patriarca de Nueva Rumasa intenta tranquilizar a los "más de 5.000 inversores" que le confiaron sus ahorros

El patriarca de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, ha intentado hoy tranquilizar a los pequeños inversores que le confiaron sus ahorros. "Si no devolvemos hasta el último euro a nuestros inversores, a las personas que en un gesto de bondad y de confianza nos han depositado sus ahorros en nuestros pagares, me pegaría un tiro en la cabeza, si es que la fe que profeso me lo permitiera". Así de rotundo y expreso ha sido José María Ruiz Mateos en la rueda de prensa que ha dado esta tarde, tras anunciar que las diez mayores firmas del grupo Nueva Rumasa se acogían a la situación preconcursal, paso previo al concurso de acreedores.

Ruiz-Mateos, que fue miembro del Opus Dei, hace gala de su devoción por la Virgen y de su catolicismo, una religión que prohíbe el suicidio, que lo considera pecado mortal.

El patriarca de Rumasa, en compañía de seis de sus hijos, señaló, emocionado aunque tranquilo, que se "pagará tanto el capital como los intereses" a todos aquellos que han suscrito pagarés y participaciones de empresa, a un alto interés (hasta el 10%).

Nueva Rumasa asegura en su página web que "más de 5.000 inversores" han confiado su dinero a empresas del grupo, a pesar de las reiteradas advertencias de la CNMV sobre el riesgo que implicaban esas inversiones. No obstante, la familia Ruiz-Mateos se ha negado hoy a proporcionar los datos reales sobre la cantidad de inversores y sobre la cantidad por ellos prestada o invertida en las sociedades del grupo.

Además de con su grandilocuente alusión al suicidio (condicional), Ruiz-Mateos y sus hijos varones (las mujeres no estaban presentes en la rueda de prensa) han querido tranquilizar a los inversores asegurando que las firmas del grupo cuentan con un gran patrimonio y un escaso pasivo. Sin embargo, en el cálculo del valor de sus activos (como las reservas de brandy) ha usado valoraciones de las que se han desmarcado sus propios autores puesto que se basaban en premisas que no se han cumplido.