Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El Tesoro coloca 6.000 millones en bonos a 10 años al tipo más alto en una década

El sobrecoste frente a la emisión de hace un año ronda los 1.000 millones

La crisis de la deuda soberana europea le va pasando una factura cada vez más pesada al Tesoro. El Estado español colocó ayer 6.000 millones en bonos a 10 años en una emisión sindicada en la que encontró una fuerte demanda, pero a un alto coste. Los títulos se emitieron al 5,6%, el tipo de interés más alto en una década para bonos a ese plazo. El aumento de la prima de riesgo española implica -solo en esta operación- un sobrecoste en intereses de unos 1.000 millones de euros al compararla con una emisión similar de hace un año.

En una colocación sindicada son los bancos los que hacen una prospección de mercado y adjudican los títulos a los inversores, a diferencia de las habituales subastas, en las que el Tesoro recibe directamente las órdenes de suscripción. Las operaciones sindicadas suelen ser de mayor volumen que las subastas y menos frecuentes, aunque no tienen nada de extraordinario en la estrategia de financiación del Tesoro. La de ayer sustituye a las subastas de bonos a 10 y 15 años previstas para mañana.

La emisión sindicada se colocó con unos intereses anuales del 5,60%

La demanda de los inversores duplicó la oferta con unos 12.000 millones

Para lograr una elevada demanda, se suele ofrecer una pequeña mejora sobre las condiciones de mercado. En este caso, los títulos se colocaron al 5,6%, cuando en el mercado el tipo de referencia se situaba ayer entre el 5,4% y el 5,5%. Los 6.000 millones se colocaron con una prima o rentabilidad adicional de 256,4 puntos básicos (100 puntos básicos equivalen a un punto porcentual) frente a los bonos alemanes y de 225 puntos básicos frente al tipo de referencia midswap (el punto intermedio entre oferta y demanda en el mercado de swaps, en el que los bancos se cotizan tipos de interés fijos a diferentes plazos).

En una operación similar de enero del año pasado, el Tesoro emitió 5.000 millones en bonos a 10 años con una prima de 76 puntos básicos sobre el bono alemán y de 56 sobre midswaps.

Así pues, en un año de crisis de la deuda europea, con el rescate de Grecia e Irlanda y la presión sobre otros países periféricos, la prima de riesgo española se ha elevado en unos 170-180 puntos básicos. Puesto en euros, eso equivale a pagar algo más de 100 millones anuales en intereses adicionales por esos 6.000 millones de deuda pública. A lo largo de los 10 años de vida de los títulos, el Tesoro tendrá que pagar más de 1.000 millones extra en intereses que si los bonos se hubieran emitido con una prima de riesgo similar a la de hace un año, cuando las dudas sobre la solvencia española eran menores.

La buena noticia vino del lado de la demanda, que duplicó con creces la oferta con más de 230 órdenes de inversores por más de 12.700 millones. Los extranjeros suscribieron el 73,5% del total (el 64% correspondió a países europeos, con el Reino Unido a la cabeza). La participación de Asia (4,15%) y EE UU (3,2%) fue escasa.

El Tesoro coloca hoy letras a 12 y 18 meses por un importe de 5.000 a 6.000 millones. En la anterior subasta, el 14 de diciembre, emitió dichos títulos a tipos marginales del 3,52% y el 3,79%, respectivamente.

Por otro lado, una delegación técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) llegó ayer a España y permanecerá en Madrid unos días -en el marco de una gira por diversos países- para preparar las referencias al sistema bancario español del Informe de estabilidad financiera global, que presentará el responsable financiero del Fondo, José Viñals, durante la próxima cumbre de primavera, en abril, informa Claudi Pérez. Los técnicos del Fondo se han reunido ya con funcionarios del Banco de España para recoger datos, y se verán también con varios grandes bancos y cajas, las patronales AEB y CECA y con algún banco mediano, además de con cargos intermedios de Economía y del Tesoro.