Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Nissan rebajan sus condiciones laborales para pelear por la furgoneta 'pick up'

El 70% de los empleados de la automovilística en Barcelona, a favor de la contención salarial para tener una segunda oportunidad

El 70,2% de los empleados de Nissan de Barcelona que han acudido a votar sobre la variación de su convenio, han aceptado ajustar su situación laboral para tratar así de tener una segunda oportunidad de hacerse con la fabricación del nuevo modelo de furgoneta, una pick up. La matriz descartó Barcelona por su alto coste. Ahora, los trabajadores han aceptadotener el sueldo congelado el año próximo y mantenerlo contenido -con leves subidas progresivas- los dos siguientes. Además, se comprometen a un aumento de la productividad de 6% con un incremento del tiempo efectivo de trabajo a partir de abril de 2011, el establecimiento de 15 sábados productivos por turno -12 obligatorios- y una bolsa de 40 horas por trabajador, 32 de ellas obligatorias.

A cambio del esfuerzo, esperan convencer mañana a los directivos de la matriz japonesa de que reconsideren que Barcelona pueda volver a ser candidata a fabricar el nuevo modelo, lo que supondrá garantizar los puestos de trabajo actuales al menos 10 años y una inversión de más de 80 millones de euros en la planta catalana. La Generalitat ha valotrado positivamente la decisión de los trabajadores y ha alabado su esfuerzo.

Las urnas han funcionadodesde las 5 de la mañana y hasta las 18.30 horas de hoy. Un total de2.120 empleados de los cerca de 3.200 que tiene la empresa nipona en Barcelona han votado a favor, según ha asegurado una portavoz de la compañía. Solo había dos posibilidades: sí o no. La Federación de Industria del sindicato CC OO había solicitado a los trabajadores que votasen en contra en el referéndum. Consideraban un chantaje los cambios en sus condiciones de trabajo y recuerdaron que el año pasado ya se pactó un plan industrial que supuso el recorte de 1.500 empleos y el ajuste de sus condiciones de trabajo. CGT también había pedido que se vote en contra.

Por su parte, UGT y USOC, que participaron con el Ministerio de Industria en la elaboración de la propuesta (diferente de la que la empresa propuso hace unos meses), pidieron el "sí" de los trabajadores, porque consideraron que conseguir la nueva furgoneta es básico para asegurar el futuro de la fábrica. Según los directivos en España de la marca, si los trabajadores decidían no ajustar sus condiciones y perdían toda oportunidad de optar ala furgoneta, el futuro de la fábrica está amenazado. Aun así, recordaron ayer queque, de lograr optar de nuevo a la fabricación de la pick-up, competirán con otros países mañana, y por tanto, pese al esfuerzo, pueden quedarse sin ella de todos modos.

Los directivos de las plantas catalanas trasladarán ahora la decisión a Japón, que deberá decidir y anunciar el próximo 18 de enero la planta que se lleva la inversión. Entre los competidores más duros a los que se enfrentaría Barcelona están Marruecos y Sudáfrica, que ya fabrica el modelo para África pero aún tiene capacidad disponible.